El Ébola representa una nueva amenaza de Peste Negra para la humanidad

17 de octubre de 2014

17 de octubre de 2014 — En declaraciones de los días recientes, Lyndon LaRouche subrayó que con la pandemia del Ébola fuera de control, el mundo enfrenta ahora un "síndrome de la Peste Negra", como la enfermedad del siglo 14 que redujo a la mitad poblaciones enteras. Nosotros hicimos posible que esto sucediera, al recortar el presupuesto para la ciencia médica, al eliminar hospitales y las capacidades de los servicios de salud, y al permitir que se propagara la pobreza y que persista a nivel mundial, dijo LaRouche. De hecho, esta ha sido la intención de la oligarquía financiera británica. "Una sociedad oligarca malvada, que quiere reducir la población, utilizaría esto". Lo utilizaría de la misma manera que utiliza a las organizaciones terroristas medievales fomentadas por la política de Londres y respaldadas y financiadas por los oligarcas saudíes, cataríes, de la Hermandad Musulmana turca y wahhabita.

La doctora Debra Hanania-Freeman, quien ha escrito varios artículos para la revista Executive Inteligence Review EIR, se hizo eco de esta visión presentada por LaRouche sobre la mortal gravedad del Ébola.

Freeman considera que los esfuerzos de Rusia para desarrollar vacunas contra la Enfermedad del virus del Ébola (EVE) son serios y muy competentes. Ella informó que también los canadienses dijeron que tienen 6 vacunas en contra del Ébola. Sin embargo, las compañías farmacéuticas de Estados Unidos, como Glaxo-Smith-Kline, ven y quieren hacer de la crisis del Ébola una oportunidad para probar sus medicamentos contra virus en África, cosa que nunca se les permitiría hacer en Estados Unidos. Esto es verdaderamente un problema de ética, que se debe enfrentar directamente.

Freeman dijo que las enfermeras de Texas que se contagiaron acabaron con la mentira de que contagiarse de Ébola es muy difícil, en especial en Estados Unidos. Lo que se está haciendo no es suficiente; no es fácil diferenciar el Ébola, y todo caso viral se debe tratar con seriedad. No hay un protocolo de tratamiento serio en Estados Unidos, sea con respecto a la crisis en África, o sobre la situación en Estados Unidos. Por ejemplo, solo hay cuatro hospitales en Estados Unidos que tienen unidades de aislamiento apropiadas para tratar una enfermedad tan contagiosa. ¿Qué se está haciendo para aumentar esa capacidad?

El modo en que el Ébola se está diseminando no tiene nada de normal. Cuando hay un reservorio enorme de personas infectadas en África Occidental, todo cambia. No hay modo de evitar que el Ébola se propague por todo el mundo con un reservorio de esa magnitud. Es una insensatez decir que es poco probable que se propague ampliamente.

Desde 1974 Lyndon LaRouche y su movimiento político ha venido haciendo campaña en contra de la amenaza de que algo así ocurriera, que es el resultado coherente de las políticas monetarista y de reducción de población de los británicos. En esta situación de emergencia, LaRouchePAC y la EIR han lanzado una movilización para lograr que se tomen las acciones pertinentes ante ésta crisis, que de hecho es una amenaza de muerte a toda la humanidad.