LaRouche: Tenemos que construir una victoria contra la muerte

21 de octubre de 2014

21 de octubre de 2014 — El jueves 16, Lyndon LaRouche explico detalladamente algunas de las medidas de emergencia inmediata que deben tomarse a nivel mundial para derrotar a la epidemia del Ébola, que al igual que la Peste Negra del siglo 14, amenaza con eliminar a gran parte de la humanidad si no se toman las medidas apropiadas en este momento.

LaRouche hizo énfasis primero en la necesidad de reducir rápidamente la tasa de mortalidad entre las poblaciones amenazadas, con un conjunto de medidas de emergencia y coordinación entre todas las principales naciones del planeta, entre otras, Estados Unidos, Rusia, China e India.

"Vamos a tener una tasa de mortalidad que va a dispararse, aún no sabemos cómo, no tenemos idea", advirtió LaRouche. "Así que vamos a averiguar, básicamente, cuál es la tasa de mortalidad total de la población actual. Porque eso será un indicador de si lo vamos a superar en cualquier lugar del mundo, al tratar de derrotar o hacer retroceder este particular tipo de enfermedad. Si no obtenemos ese tipo de respuesta, y nos proponemos generar ese tipo de respuesta, no vamos a tener éxito".

"Una cosa es el factor pánico. Lo más importante es subrayar que queremos conseguir una tasa de recuperación en toda la población del mundo. Y vamos a tratar de medir la tasa de enfermedad y la tasa de recuperación relativa de cada parte del mundo. Vamos a averiguar quien está en peligro de muerte, pero también quién no. Vamos a tratar de averiguar cómo es que la tasa de mortalidad, o sus correlativos relacionados, está incrementando y mediremos esa tasa; vamos a comparar diferentes lugares del planeta, para ver si hemos hecho retroceder a la Peste Negra. ¡Porque lo que estamos viendo es algo exactamente como la Peste Negra, famosa en el período medieval! ¡Eso es lo que estamos viendo!

"No vamos a ganar esta guerra con balas mágicas. No vamos a ganar la guerra con pociones mágicas. Vamos a ganar la guerra demostrando que podemos tomar medidas que reducirían el porcentaje de la tasa de mortalidad o la enfermedad grave relacionada a eso, y que podamos decir que la tasa de mortalidad y destrucción entre la población de cada parte del mundo, en cada caso, disminuye en su tasa de mortalidad. Y ese será el programa para la victoria; a eso le tenemos que tirar".

LaRouche puso de relieve que "no tenemos seguridad de que tengamos una medida eficiente para determinar cuál será la tasa de mortalidad. Por lo tanto, tenemos que utilizar la tasa de mortalidad en sí misma, como el asunto al que tenemos que poner atención para decir, '¿podemos disminuir la tasa de mortalidad?', ¿vamos a hacer retroceder la tasa de mortalidad?"

"¡Eso es lo más importante en este momento! De otra manera, no puedes darle confianza a la población de ninguna parte del mundo, si no puedes llevarlos a un punto donde ellos mismos puedan decir como población, que 'hemos superado la tasa de mortalidad de esta terrible enfermedad'.

"Ese es el objetivo y esa es la medida de rendimiento que tenemos que alcanzar: ¿podemos disminuir la actual tasa creciente de mortalidad en todo el mundo, en especial en ciertas partes del mundo? ¿Podemos disminuir esa tasa de mortalidad? Porque ya se aceleró, desde una clase de pánico más baja a una mucho más alta. Si piensas que estás a salvo hoy, no estás a salvo, porque estás parado en el momento siguiente, del aumento de la tasa de mortalidad. Y tu interés está en movilizarte, y hacer todo lo que puedas para incrementar la disminución de la tasa de mortalidad de este tipo de enfermedades y sus efectos".

"Esa es la única manera en la que vas a movilizar de manera exitosa la corriente de la opinión popular, que reconocerá que están peleando una guerra que se puede ganar en contra de una tasa de enfermedad horrible".

Enseguida, LaRouche exigió que se hiciera responsable al Presidente Barack Obama personalmente por sus acciones y omisiones, y que sea obligado a responder a la emergencia inmediata.

Como lo informó un equipo de doctores de la Organización Mundial de la Salud y de la organización Médicos sin Fronteras, que regresó de una serie de viajes recientes a África occidental y reportó sus hallazgos en la revista de medicina New England Journal of Medicine, uno de los factores críticos que estimuló la tasa de mortalidad del Ébola del 70 al 90 por ciento, fue la falta de equipo y suministros muy básicos que se consiguen fácilmente. Los doctores encontraron, por ejemplo, que por medio del suministro de líquidos y electrólitos a través de catéteres intravenosos a los pacientes de ébola pueden salvarse muchas vidas. No hay escasez de estos suministros, sin embargo, las medidas básicas para disminuir drásticamente la tasa de mortalidad aún no se han adoptado.

LaRouche advirtió abiertamente que el Presidente Obama no está dispuesto a tomar las medidas necesarias:

"Obama no va a defender los requerimientos para la defensa en contra de esta enfermedad, que ya está en marcha a nivel global, en zonas especiales, incluyendo Estados Unidos. Y por tanto, como una medida de precaución, Obama debe ser llevado a juicio político ya, debido a que no ha tomado ninguna de las medidas que requiere la actual tasa de mortalidad de emergencia. Y queremos hacer un llamado al Presidente, primero que nada, para desafiarlo a que acepte las normas de su comportamiento, su exposición pública de sus políticas y comportamiento con respecto a este problema de la enfermedad".

"Estás peleando una guerra de tipo específico", concluyó LaRouche, "¡en la que no puedes disparar contra la guerra! Pero podrías hacer algo con la manera en que vives o en la manera en la que te conduces, por medio de lo cual puedes reducir la tasa de mortalidad. Al hacer esto, estás contribuyendo a la victoria sobre la muerte per se, una victoria sobre la muerte per se de poblaciones enteras del planeta".

"Este es el tipo de guerra, que encima de todo, tenemos que pelear ahora, y tenemos que regocijarnos en el hecho de que armados o no físicamente, estamos armados con la intención de tomar acciones que disminuirán la tasa de mortalidad, y así, lograr la victoria que necesitamos".