La importancia estratégica de las elecciones presidenciales de Brasil

16 de octubre de 2014

16 de octubre de 2014— El número de la revista EIR de esta semana incluye un artículo que identifica lo que está en juego estratégicamente en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil del 26 de octubre, que será entre la actual Presidenta y aliada de los BRICS, Dilma Rouseff, y el candidato de Londres, Aecio Neves, quien prometió que sacará a Brasil del bote salvavidas para regresarlo al Titanic transatlántico. La cosa está tan reñida que hasta ahora nadie se ha atrevido a hacer una proyección de lo que puede ser el resultado.

El artículo de la EIR dice lo siguiente:

"El periódico Financial Times le hizo una aguda advertencia el 10 de octubre al candidato de Londres para la presidencia de Brasil, Aecio Neves, del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB). Neves y su equipo no deben 'decepcionar' a Londres en la vuelta final de las elecciones presidenciales brasileñas el 26 de octubre, dijo en tono de regaño el FT: 'Después de todo, esto no es solo un debate cordial sobre economía; es guerra, es la batalla final por el control del segundo mercado emergente más grande del mundo, y las vidas de más de 200 millones de personas'.

"EIR coincide, por primera vez, con el FT: las elecciones brasileñas del 2014 son una batalla estratégica en una guerra global en torno a si la humanidad logrará aplastar al imperio británico, y crear un orden mundial verdaderamente humano dedicado a la paz y al progreso para todos.

"Sin embargo, la política editorial de la EIR difiere en 180 grados de la del FT, cuando se trata de decir quien es el candidato que debe ganar las elecciones. La EIR respalda la reelección de la Presidenta Dilma Rouseff, la contendiente de Neves en estas elecciones.

"Cualesquiera que sean sus defectos, pasados y presentes, los cuales la EIR ha señalado en el transcurso de las cosas, la Presidenta Rouseff de manera decisiva llevó a Brasil a participar con la mitad de la humanidad que se ha levantado para dar la pelea por el bienestar de la humanidad. Bajo su liderazgo, Brasil ha sido y se ha comprometido a jugar un papel activo en el renacimiento global que está surgiendo alrededor del grupo del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) así como con los esfuerzos del Mercosur y la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en alianza con los países del BRICS, y en particular, en la valerosa defensa de Argentina en contra de los fondos buitre.

"Como parte de esa dinámica del BRICS, Brasil está listo para deshacerse de más de 25 años de subyugación de la dictadura financiera supranacional, reagrupar sus importantes capacidades nucleares, científico espaciales e industriales, y echar a andar un rápido aumento de la productividad que se requiere para elevar los niveles y la calidad de vida de una población de varios millones de personas que todavía viven en la pobreza y el atraso.

"Por su parte, Londres, tiene la intención, incluso hasta al punto de la 'guerra', de instalar un gobierno comprometido en quitarle la 'B' al BRICS, para convertir a un Brasil subyugado de nuevo, en un instrumento para aplastar al BRICS y a la explosión de proyectos de desarrollo asociados con ellos que están en marcha. Si Londres llegase a tener éxito, al volver a imponer las políticas económicas del sistema transatlántico a Brasil, el mismo Brasil se desintegraría rápidamente".