El llamado del Sindicato Nacional de Enfermeras Unidas denuncia la responsabilidad de Obama en el desastre del Ébola

17 de octubre de 2014

17 de octubre de 2014 — El Sindicato Nacional de Enfermeras Unidas realizó el miércoles 15 una videoconferencia sobre el desastre del Ébola, con más de 11,000 enfermeras conectadas a la llamada, ya sea por teléfono o en línea, durante la cual recibieron informes de todas partes del país sobre la total falta de preparación del sistema de salud de Estados Unidos ante el desastre de la pandemia del Ébola, y culpando directamente a Obama. A los participantes se les leyó una carta a Obama, y se les hizo un llamado a todos para que se la hagan llegar a Obama, al Congreso y a sus políticos estatales, exigiéndole a Obama que emprenda acciones para proteger a la nación, y especialmente a las enfermeras ("primeros en responder") frente al "peligro claro y presente" de la pandemia del Ébola. La carta dice que Estados Unidos no enviaría soldados al frente sin protección, y sin embargo eso fue precisamente lo que está haciendo este gobierno con sus enfermeras.

Las enfermeras de 14 estados presentaron testimonios sobre la carencia total de preparación en sus hospitales. El informe casi universal fue el mismo: no hay entrenamiento, no hay equipo protector (parece que en los hospitales de EU casi no existen los equipos Hazmat, para manejar material de riesgo), no existen los medios para deshacerse del material infectado, no hay respiradores y no existe un protocolo, todo esto a pesar de los alegatos de las directivas de los hospitales y el Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de que están preparados. Se dieron detalles de lo que sucedió en Dallas, Texas, en donde básicamente las enfermeras actuaron sin protección, lo que llevó a que, hasta ahora, dos enfermeras se contagiaran (ver nota aparte).

Existen informes de España y Liberia sobre las historias de terror que enfrentan las naciones y sus trabajadores de salud actualmente, mientras que no se hace prácticamente nada al respecto.

Un largo comentario de Rebecca Milner, del Cuerpo Médico Internacional, que está actuando en la zona de crisis en África, presentó su investigación (publicada por la Universidad de Minnesota) sobre la transmisión aérea del virus del Ébola, lo que refuta las mentiras de los supuestos expertos que la niegan.

Se creó una línea telefónica 'Ebola Preparedness Hotline' del CNEU, 888-381-4585 al que pueden hablar las enfermeras con la promesa de que se les va a proteger de cualquier represalia (existen varios casos de enfermeras que fueron despedidas por denunciar que sus hospitales no estaban preparados).

Quienes quisieron durante la llamada centrar la culpa en sus directivos o en el CDC o en otras instituciones de salud, fueron corregidos rápidamente de que a pesar de sus defectos, esta era una crisis política, y que nada menos que una movilización nacional puede evitar que esto se convierta en un desastre.