Un grupo de la EIR transformó el Foro del Banco Mundial sobre Asia del Sur

10 de octubre de 2014

10 de octubre de 2014 — En el Foro del Banco Mundial sobre pobreza y desigualdad en el Sur de Asia, dos representantes de Executive Inteligence Review, transformaron con sus intervenciones la reunión, cuando plantearon los dos sistemas enfrentados actualmente que definen cuál será el futuro de la humanidad, con lo cual sacaron a varios de los participantes de uno para llevarlo a pensar en el otro.

En la presentación de apertura, un banquero de un banco central asiático, de manera asquerosa presumió sobre el énfasis que está haciendo su nación en la creación de puestos de trabajo de mano de obra intensiva, textiles, y otras industrias orientadas a la exportación, a manera de éxito. La primera pregunta le tocó a un representante de la EIR, quien dijo: "El colapso del sistema monetario occidental está obligando a la gente a no pensar de manera monetarista sino sobre la producción física, y tenemos que la mitad de la población mundial, junto a los países del BRICS, escogieron la producción; el primer ministro Modi presentó una concepción superior del hombre, sustentada en el desarrollo y la ciencia como verdaderos derechos de la humanidad, y tanto el Nuevo Banco de Desarrollo, como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII) dan la perspectiva crediticia para hacer este trabajo.

Durante todo este tiempo el público asentía moviendo la cabeza, y el banquero, antes de quedarse aturdido, ¡dijo que el estaba de acuerdo completamente con Modi! "Yo estoy de acuerdo con todo lo que ayude al desarrollo".

Después de varios discursos sobre la futilidad del informe del Banco Mundial, alguien dijo, "es que no hay propuestas, el año que viene solo vamos a regresar con más estadísticas y ningún cambio". Luego le tocó a otro representante de la EIR hacer la próxima pregunta, y resumió la situación política mencionando primero a Egipto, el nuevo canal de Suez, el programa de empleo masivo para todos, el proyecto para reverdecer el desierto, aumentando la tierra para el cultivo, en su mayoría con crédito nacional "al estilo de Abraham Lincoln". Lo interrumpieron cuando estaba hablando, pero el moderador, Victor Mallet, corresponsal del Financial Times en la India, intervino diciendo, "OK ahora tenemos una política, una propuesta de infraestructura estatal, Modi lo está haciendo, planeando la construcción de docenas de 'ciudades inteligentes', redes ferroviarias, y los proyectos hidráulicos".

Luego, los autores del informe trataron de defenderse débilmente, de toda la arremetida de cordura que se les vino encima. Uno preguntó: "¿Acaso los proyectos de infraestructura realmente funcionan? Yo no sé. No estoy seguro. Tal vez funcionen en conexión con algo". Otro añadió que sacar a la gente de las zonas rurales para llevarlas a las ciudades, va a elevar su ingreso al aumentar la demanda, ¡así que no necesitamos de estos grandes proyectos!

Al final, el público quedó ganado en su mayoría a favor del nuevo mundo. Todos recibieron el volante de Helga Zepp-LaRouche y un paquete de artículos de EIR sobre el BRICS y cosas relacionadas, y funcionarios de varios países solicitaron darle seguimiento a la discusión.