Cambios en el Banco Central de Argentina marcan el inicio de medidas drásticas contra los 'conspiradores golpistas' financieros

3 de octubre de 2014

3 de octubre de 2014.-Con la renuncia el 30 de septiembre del gobernador del Banco Central de Argentina (BCRA) Juan Carlos Fábrega y su reemplazo por Alejandro Vanoli, jefe de la Comisión Nacional de Valores (CNV), la Presidenta argentina Cristina Fernández de Kircher ha dejado en claro su intención de tomar medidas drásticas contra los buitres domésticos metidos en la especulación financiera y en la guerra financiera para desestabilizar la economía del país y su gobierno, lo que el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich llamó "conspiradores golpistas activos".

Se sabe que Fábrega, un estorbo de vieja data en el establecimietno financiero del país, no estaba de acuerdo con la manera en que el gobierno manejaba la crisis de los fondos buitre y favorecía una devaluación monetaria. Vanoli, cuya CMV ha estado investigando agresivamente los delitos financieros de los bancos y corporaciones nacionales y extranjeras, es tambien un experto en temas de deuda y fue uno de los arquitectos del recientemente creado mercado interno de capitales.

En su enérgico discurso del 30 de septiembere en la Casa Rosada, Fernández denunció el hecho de que ciertas fuentes dentro del BCRA filtraron "información privilegiada" a los operadores de las "cuevas" --en referencia al lugar de las transacciones del mercado negro ilegal-- para advertirles de las inmimentes políticas monetarias y allanamientos del gobierno. Tambien criticó las capacidades de investigación del BCRA porque son ineficientes y tienen un gran atraso en la resolución de los casos que tienen que ver con malos manejos financieros. que se remontan hasta los 1980.

En su conferencia de prensa del 1 de octubre, Capitanich advirtió severamente: "La política de la Presidenta es clara: se identificará expeditamente y se castigará a aquellos que estén comprometidos en acciones ilegales o especulativas que ponen en peligro la estabilidad macroeconómica de todos los argentinos". Tambien denunció a los "grupos económicos exportadores y monopolistas, operativos del mercado de valores y grupos en los medios que siempre están atacando... para afectar la credibilidad de las instituciones [de Argentina]. Este es un complot golpista activo".

El cambio de gobernador del BCRA provocó histeria y amenazas entre los voceros de Londres y Wall Street quienes argumentan que esto significa el desastre para la economía de Argentina. En su edición del 4 de octubre, la revista Economist de Londres lamenta la remoción de Fábrega, y advierte que la crisis económica va a empeorar debido a que el gobierno no ha podido "resolver su pelea con los inversionistas que no renegociaron sus bonos".

Despues, en amenaza no velada, un ejecutivo del Servicio de Inversionstas de Moody's, al hablar el jueves en Buenos Aires, advirtió que a menos que el gobierno haga un trato con los buitres y devalúe su moneda, va a enfrentar una catástrofe, debido a la contracción en las reservas internacionales, la cual se debe en gran medida a la especulación financiera, fuga de capitales provocada y los efectos de la crisis financiera global. Según Ambito.com Gabriel Torres predice que no habrá suficientes reservas internacionales para el 2015 o para hacerle frente a las obligaciones sobre la deuda por $14 mil millones del próximo año, lo cual entonces podría "provocar una corrida entre las compañías e individuales en demanda de dólares". Tarde o temprano, "va a haber una devaluación".