Entra en juego el factor Prometeo

25 de agosto de 2014

25 de agosto de 2014 — Todo el enfoque creativo de China [1] ante el desafío de traer helio-3 de la Luna como combustible para desarrollar un economía global con base en la fusión termonuclear, ha desencadenado el mismo efecto de Prometeo dando a la humanidad el don del fuego: un proceso de optimismo científico y cultural en todo el planeta, y también una oposición a la odiada bestialidad del Zeus de nuestra era, el imperio británico. China no solo ha emprendido una misión universal orientada hacia el futuro, que nunca antes había llevado a cabo; sino que una nación tras otra se están uniendo a esto de diversas maneras. China fijó la pauta, afirmó Lyndon LaRouche, y esa es la pauta con la que se debe medir toda nación. [2]

Ya muchas lo han hecho.

Egipto inició un amplio programa de desarrollo, que incluye el desarrollo de la energía nuclear y un Nuevo Canal de Suez, [3] que no solo significa un retorno a los principios de economía hamiltonianos de generación de crédito nacional para la industria nacional, sino que además comenzó ya a crear empleos productivos para una población que ha sufrido por décadas el saqueo de las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI). Solo piensen en el impacto de esto en España, en Grecia, países en los que el desempleo de los jóvenes es de un 60%, al conocer que el ejército egipcio hizo un llamado a todo egipcio desempleado menor de 45 años de edad para que se inscriba a trabajar en la construcción del Nuevo Canal de Suez. [3]

En India, el presidente de la Alianza Empresarial India se burló de las sanciones de la Unión Europea a Rusia, las cuales calificó de "insignificantes" y solo han fortalecido a este país y sus vínculos con los "viejos amigos" como India. La energía nuclear es también un aspecto central en la cooperación entre las dos naciones.

El Vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, anunció el 21 de agosto, en una conferencia en Santa Cruz, Bolivia, que su nación está orgullosa de haber tomado la decisión de desarrollar la energía nuclear, [4] "el fuego del siglo 20 y 21", como las bases para cimentar "las condiciones del desarrollo tecnológico de los bolivianos para los siguientes 400 o 500 años", ciertamente una visión del futuro. El papel central de Argentina en su alianza con Bolivia en ese esfuerzo lo subrayó uno de los ponentes argentinos en esa conferencia, [5] el director de la compañía argentina de tecnología avanzada INVAP, quien le dijo a los bolivianos en una entrevista que le dio a la revista Reporte Energía que "desarrollar tecnología es un camino largo y difícil que requiere determinación y perseverancia, ya que continuamente hay que enfrentar nuevos desafíos... Acercar a la gente a la ciencia es el mayor desafío. Cómo hacer eso, es tarea de la dirigencia política", afirmó, y citó el compromiso de Jonh F. Kennedy [6] a llevar al hombre a la Luna como un ejemplo de cómo asumir un propósito puede movilizar a toda la sociedad.

Las mentes sabias en todo el planeta también reconocen que son las ideas de Lyndon LaRouche la fuerza motriz detrás de este proceso que está caminando. Esas mentes le habrán puesto atención debida al hecho de que fueron publicadas la semana pasada dos entrevista importantes, una con Lyndon LaRouche [7] y otra con Helga Zepp-LaRouche, [8] en las agencias noticiosas de dos de las potencias más importantes, Rusia y China, presentando el fundamento programático para el avance del planeta. Y esas mentes sabias también estarán pendientes de las venideras actividades de los LaRouche en Asia y en otros lugares, ninguna de las cuales le serán divertidas al Zeus contemporáneo.

Lyndon LaRouche subrayó en la videoconferencia del 22 de agosto el concepto más de fondo: [9]

"Ahora, la cuestión es que estamos tratando con un universo, un universo que en sí mismo es intrínsecamente creativo. Y la cuestión es que cuando nos adentramos a comprender qué es esto, que está en nuestras garras, por así decirlo, y reconocemos que esa es nuestra solución, eso es lo que queremos decir con respecto de lo que China está haciendo ahora. ¿Verdad? Eso es lo que significa".

"Quiere decir que sabemos que la humanidad tiene el poder de la creatividad, creatividad humana, que no puedes encontrar en ningún otro lado, que nosotros sepamos, en este planeta. Y por lo tanto, nuestro trabajo es especializarnos y convertirnos en los descubrimientos —descubridores y descubrimientos— de este tipo de cosas. Tenemos que descubrir el universo, como lo hubiera hecho Prometeo. Y esa es la manera en que debemos ver esto. Todo lo que tienen que hacer es que entre en juego Prometeo".