Manuel Valls presenta un nuevo gobierno en Francia, después de haber purgado a los rebeldes opuestos a la austeridad

29 de agosto de 2014

28 de agosto de 2014 — Se acaba de anunciar el nuevo gobierno francés. Hay unos cuantos cambios de personalidad, pero sacaron a casi todos los que se "rebelaron" en contra de las estrictas políticas de austeridad, impuestas por la Troika de la Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional (CE-BCE-FMI), para agilizar más la política de austeridad y la economía centrada en la oferta que ha adoptado el Presidente Francois Hollande como su principal reforma.

Sacaron al ex Ministro de la Reconstrucción Productiva, Arnaud Montebourg, quien se presenta a sí mismo como un Colbert moderno, a favor de la industria y es crítico de las políticas paneuropeas, aunque nunca ha cuestionado ninguno de los fundamentos del euro y la Unión Monetaria Europea. También sacaron a dos de sus aliados más cercanos: el Ministro de Educación, Benoit Hamon y el Ministro de cultura, Aurelie Filipetti. De entre los "rebeldes" solo quedó la Ministro de Justicia Christiane Taubira.

Montebourg fue reemplazado en el Ministerio de Economía por un banquero joven, Emmanuel Macron, quien hasta hace unos meses era el Secretario General de Hollande en los Elíseos. El fue el autor del "Pacto de Responsabilidad", que en parte es la causa de la crisis de gobierno. Macron es el asesor que convenció a Hollande de que la razón de porqué las compañías no invertían en la economía y creaban empleos era debido a que sus márgenes de ganancia eran demasiado débiles. Alegó que si se reducían drásticamente sus contribuciones en los costos sociales de la fuerza de trabajo (retiro, desempleo, seguro de salud etc.) y otros impuestos, en el orden de unos 41 mil millones de euros, entonces las compañías reinvertirían sus ganancias, invertirán más y crearían empleo. Esto, sin ponerles ninguna condición para que lo hicieran. Nótese que en el segundo trimestre Francia obtuvo el record de ser el país en donde las empresas le pagaban los dividendos más elevados a sus accionistas: $40.7 mil millones, un aumento del 30% comparado con el primer trimestre.

NIKE AIR HUARACHE