LaRouche: ¡Fuera Boehner! A crear una coalición global para aplastar al imperio británico

19 de agosto de 2014

19 de agosto de 2014 — Durante una extensa discusión en conferencia telefónica con sus asociados el pasado domingo 17, Lyndon LaRouche hizo un enérgico llamado para utilizar la ola de optimismo planetario que desató la alianza emergente del BRICS y otras naciones —liderado por el programa de China para lograr un avance hacia una plataforma científica y tecnológica de energía de fusión, explotando el combustible de helio-3 que hay en la Luna— para "crear una coalición global para aplastar al imperio británico y eliminarlo". LaRouche subrayó que es fundamental para lograr el éxito de esta misión urgente, que en Estados Unidos "saquemos a los zánganos", incluyendo al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y por supuesto al Presidente Barack Obama.

"Creo que vamos a tener que considerar una coalición de naciones", afirmó LaRouche. "Tenemos a Rusia; tenemos a China; tenemos a India; tenemos a los países del BRICS, a los de Suramérica y demás; tenemos lo que está sucediendo ahora en Egipto; y tenemos algunas otras cosas de naturaleza similar. Creo que lo que vamos a tener que hacer es efectivamente salir a crear una coalición global para aplastar al imperio británico y eliminarlo. Esa es la única solución. De otra manera lo que va a haber es el tipo de guerra fragmentada, y no queremos que eso suceda. De modo que se tiene que decir que quienes no hagan esto, son los criminales, porque con sus acciones están causando una guerra, y puesto que ellos están causando una guerra, hay que culparlos por ello y hacerlos responsables. Si alguien interviene y desata una guerra, ellos son culpables por la guerra".

"Creo que tenemos la posibilidad de impulsar esto, y comenzar a moverlo", afirmó LaRouche.

LaRouche se refirió a algunas fuerzas dentro de Estados Unidos que saben que el sistema actual está acabado, que tienen influencias en el sistema regulatorio de la banca, y que son aliados potenciales para un cambio global como este. "Vamos a tener que hacer algo semejante a lo que está pasando en Texas. Tiene que haber una movilización que provenga de allí y lugares semejantes, para echar a andar efectivamente un programa para manejar algunos de estos problemas. Toda esa zona de Texas, en la que están involucrados estos banqueros y tienen algún tipo de control sobre el asunto, tal vez puedan utilizar ese control como influencia. Creo que tenemos que echarlo andar, simple y llanamente, y que se apodere de todo el territorio en la marcha".

La epidemia del mortal virus Ébola que arrasa con África [1] es emblemático del tipo de problemas a los que se enfrenta el planeta. "Tiene que haber una estimación real de cuáles son las opciones en cada caso", dijo LaRouche. "En cada uno de los casos en los que hay alguna dificultad, tenemos que hacer una estimación rigurosa de cuales son esas dificultades. Y tenemos que actuar al respecto, como una cuestión de política, no como una cuestión de opinión, sino como una cuestión de política. Tenemos que ser muy duros con los responsables, y culparlos por hacer cosas que son verdaderamente criminales; esa es la única forma en que podemos enfrentar esto. Y en especial, creo que debemos empezar primero con la monarquía británica".

LaRouche explicó que "no se va a hacer nada sobre África, a menos que se haga a nivel global. A menos que se haga globalmente, no se va a hacer nada en África. Punto. Y creo que ni siquiera deberíamos sugerir que esto sea posible. No podemos decir que Nigeria necesita ayuda; no puedes decir que África necesita ayuda. La cuestión es que, si no le das la ayuda que necesitan lo que vamos a tener es un infierno en la Tierra. Los africanos no tienen la fuerza, no tienen los medios. Así que en su mayor parte tiene que venir de los propios Estados Unidos, ahora mismo, y de los miembros del Congreso, ya".

Helga Zepp-LaRouche recalcó la importancia de utilizar el actual optimismo científico y cultural que se ha desatado en el planeta en torno a la política china para conseguir el helio-3 para la energía de fusión, para echar a andar una Iniciativa de Defensa Biológica, como la que LaRouche a propuesto en repetidas ocasiones en el pasado, para detener al Ébola y otras crisis relacionadas con la Nueva Era de Tinieblas y evitar que destruyan a la humanidad.

LaRouche se refirió también a la situación en Washington DC.

"Hay un líder republicano en el Congreso, que es un bocón, un repugnante, e inútil bocón. Su nombre es John Boehner, y hay que tumbarlo políticamente. ¡Tumben a este tipo! Es una molestia para todo el mundo, así que deshagámonos de el. Démosle el retiro. Saquémoslo de su cargo. Debemos hacer una campaña para sacar de su cargo a ese hijo de perra. Y eso podría hacer algún bien; verdaderamente podría funcionar".

"¡Boehner, fuera! ¡Es urgente, fuera! Saquen a ese zángano. Él es un obstáculo, él es lo que estorba en el camino; saquen al zángano. Desháganse de ese zángano!"

LaRouche subrayó: "Nuestro problema está en el gobierno de Estados Unidos; ese es el trasero que tienen que patear, y tiene que ser una patada fuerte. Patea el trasero que necesita que lo pateen. Y hazlo sin compasión. Es el único modo de que consigas un buen resultado".

"Hay que salir con todo para que se den cuenta que nuestros amigos, en Suramérica, por ejemplo, y en otros lugares, en China y demás, se están movilizando. Tenemos un poderoso ejército de personas que están listos al llamado a congregarse para cambiar el carácter de este planeta. Así que solo hagámoslo.

"Llegó el momento en que tienes que reconocer que todo el sistema de gobiernos se está colapsando, se está desintegrando. El imperio británico es detestable; es asqueroso, es repugnante, nunca debió haber existido. Ciertamente hoy no debería existir; hay que eliminarlo. Ya no debe estar en este planeta.

"Tenemos a China. Ahora China es una especie de un fenómeno grande, ¿sabían eso? Es muy grande, muy poderosa. Y se está haciendo más poderosa. De hecho, es más poderosa intelectualmente de lo que es en otros asuntos. La población china se elevó y llegó a niveles superiores que eran considerados como imposibles de alcanzar hasta ahora.

"Ahora vemos un acontecimiento en India; es una fuerza de acción poderosa. Veamos a Suramérica; es una poderosa fuerza de acción. ¡Estos son nuestros amigos! ¡Estos son nuestros aliados! Estos son nuestros acompañantes en este planeta. Simplemente digamos: Estos son nuestros socios. Estos son nuestros colaboradores.

"Así que pongámonos a trabajar y saquemos a estos zánganos. Y Boehner debe ser el primero. Boehner tiene el privilegio: él es el primero que saldrá, ¡con la mayor velocidad!", concluyó LaRouche.