Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina: Recuerden la Doctrina Drago. ¡No vamos a ceder nuestra soberanía!

21 de agosto de 2014

21 de agosto de 2014 – En una conferencia de prensa junto con el jefe del gabinete Jorge Capitanich este martes 19, el ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, emitió una fuerte advertencia al gobierno de Estados Unidos, el cual hasta ahora no ha respondido a la demanda legal que Argentina introdujo en su contra el 7 de agosto ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Timerman reiteró que el gobierno de Obama es responsable por las acciones ilegales de su sistema judicial, y esconderse detrás de una supuesta "independencia del sistema judicial" es "producto de cierta ignorancia", y advirtió que su gobierno seguirá exigiendo que Estados Unidos "respete el derecho soberano de seguir pagando la deuda sin interferencias violatorias al derecho internacional".

Timerman añadió que la demanda que se introdujo ante la Corte de La Haya "es contra los Estados Unidos, en el marco de la controversia entre Estados y no contra los fondos buitre, ni de revisión de las decisiones adoptadas por la Justicia". Señaló que los actos ilegales del juez Thomas Griesa buscan "estimular medidas de carácter económico y político para forzar la voluntad de otro Estado miembro de las Naciones Unidas", de tal manera que Argentina no pueda cumplir con sus obligaciones de deuda, afectando decisiones que atañen a la restructuración de la deuda soberana.

Este ataque contra Argentina hoy, advirtió Timerman, es similar al ataque militar contra Venezuela en 1903, para cobrar una deuda para los tenedores europeos de bonos. Ese incidente dio pie a la Doctrina Drago, explicó, cuyo autor fue el ministro de Relaciones Exteriores argentino Luis María Drago, y cuyo memorando al gobierno de Teddy Roosevelt afirmaba que no se pueden cobrar las deudas con la política de las cañoneras.

Hasta hoy, dijo Timerman, el gobierno de Estados Unidos no ha respondido "ni al país, ni a la Corte [Internacional] si acepta dirimir la controversia nacida de las decisiones ilegales que su país ha permitido, violando la soberanía de la Argentina". Argentina solo ha recibido información "a través de funcionarios del Departamento de Estado y del Tesoro que pidieron no ser identificados" que Estados Unidos rechaza la jurisdicción de la Corte.

Al contrario, Argentina ha sido sujeto de ataques por parte de miembros del Congreso de Estados Unidos, muchos de los cuales han recibido generosas cantidades de dinero de parte del buitre mayor de los fondos buitre, Paul Singer, que oscilan en los miles de millones de dólares, donaciones que tienen el propósito de comprarlos para que presionen a Argentina para que le pague a los fondos depredadores. Timerman informó que el gobierno de Argentina decidió introducir una demanda ante la Corte Internacional de La Haya, luego de que él [Timerman] y otros dos funcionarios del gobierno fueron informados de que el Poder Ejecutivo de Estados Unidos fue instruido tanto por el Departamento de Estado como por el Departamento del Tesoro a no dialogar sobre la deuda y su reestructuración con ningún funcionario de Argentina.