La campaña presidencial en Brasil sufre un viraje de 180 grados

18 de agosto de 2014

18 de agosto de 2014 -– La muerte muy sospechosa del candidato presidencial brasileño Eduardo Campos, en un accidente de avión, el 14 de agosto, creó una enorme confusión en la campaña para las elecciones presidenciales del 5 de octubre. El avión jet de Campos se estrelló cuando volaba desde la zona de Río de Janeiro hacia Sao Paulo, supuestamente como consecuencia del mal tiempo. Sin embargo, la Fuerza Aérea brasileña declaró que la caja negra que ellos recuperaron no tiene un registro del vuelo, y algunos testigos oculares afirman que hubo una explosión antes de que el avión se estrellara.

Es muy posible que Marina Silva, compañera de fórmula de Campos, sea nombrada como la nueva candidata presidencial del brasileño Partido Socialista Brasileño (PSB), cuando el liderato del partido se reúna el 21 de agosto. Silva es una ecologista totalmente propiedad de la agencia británica WWF, y una "devota evangélica", como lo plantea la BBC. Ella llegó de tercera en las elecciones del 2010 con un 20% de los votos, en la elección en la que la Presidenta Dilma Rousseff ganó la Presidencia, y claramente es la mejor carta que tiene Londres en éste momento para tratar de impedir que Dilma sea reelecta. Los intereses financieros británicos tenían el propósito de desestabilizar el gobierno de Dilma incluso antes de la reciente Cumbre de los BRICS en Fortaleza, Brasil, pero ahora están completamente decididos a sacarla de la Presidencia, sea cómo sea.

El otro candidato presidencial importante es el senador Aecio Neves, quien es también un chico de Londres.