Presidenta de Argentina: el mundo está despertando para defenderse de los depredadores financieros

18 de agosto de 2014

18 de agosto de 2014 — "La lucha contra los capitales especulativos, buitres, los fondos buitres, que no es un problema únicamente de la Argentina, es un problema del mundo", le recordó la Presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner a un grupo de jóvenes paraguayos que fueron a saludarla el 13 de agosto a su llegada a una visita de Estado al país vecino. Fernández les dio una lección de verdadero patriotismo, y un mensaje de esperanza:

El intento que hacen los fondos buitre para aplastar a Argentina, dijo, también "le ha pasado a los países africanos, le ha pasado al Perú, le está pasando también a muchísimos países en Europa. Acabamos de enterarnos hace poco que Francia también, una nación desarrollada, acaba de multar a estos fondos buitres por haber especulado con acciones en la venta. Francia, nada menos".

"Como vemos el mundo de a poco está despertando y va a despertar, porque no queda otro remedio. O nos despertamos, nos avivamos, abrimos nuestros ojos y fundamentalmente ejercemos los derechos... porque acá no se trata de solamente un patrioterismo vacío, no, al contrario, es patria con derechos, porque tenemos derechos para crecer, tenemos derechos para que nuestra gente viva bien, tenemos que tener derechos para que los chicos estudien, tenemos que tener derechos para que nuestros trabajadores ganen buenos sueldos, para que tengan salud, vivienda, para que no tengan que emigrar a otro país porque su país no les da las oportunidades...

"Queremos ejercer los derechos que tenemos como país soberano que somos, y algunos intentan todavía retornarnos a la Argentina o a la Latinoamérica de las colonias de allá por el siglo XIX". La Presidenta Fernández le dijo a los jóvenes: "ustedes tienen que asegurarse que el futuro, el presente de ustedes y el futuro de los hijos de ustedes, no sea igual al pasado que tuvimos que vivir todos nosotros".

En esta visita al Paraguay, acompañaron a la Presidenta Fernández, los ministros de Relaciones Exteriores, Economía, y Planificación, el presidente de la Comisión Nacional de Energía Atómica de Argentina (Paraguay y Argentina están colaborando en programas de desarrollo de la energía nuclear), y los gobernadores de seis provincias. Entre los puntos a tratar se encontraban asuntos bilaterales económicos y de otro tipo, pero Fernández señaló en lo particular como tema central de su visita lo que calificó de acto de "reparación histórica": "la repatriación del mobiliario" del gran líder nacional de Paraguay, mariscal Francisco Solano López, que fueron tomados como parte del botín de guerra en el siglo 19 cuando los británicos dirigieron contra Paraguay la guerra genocida de la "Triple Alianza" (formada por Argentina, Brasil y Uruguay).

Argentina, "conducida por autoridades que eran manejadas desde afuera", participó con Brasil y Uruguay en la guerra en la que la mitad de la población de Paraguay fue asesinada, y la nación fue llevada a la ruina, de la que todavía hoy se está recuperando.

Fernández destacó en sus discursos que la desindustrialización y la destrucción que fue impuesta al Paraguay por la potencias coloniales instrumentada por medio de "países hermanos para aplastar también a los países que se estaban desarrollando, como fue ese Paraguay" tenía un propósito, "tal y como hoy también tiene un propósito el ataque del capital especulativo". Y dijo que "esos... no fueron errores tampoco, fueron políticas, yo me resisto a decir que se equivocaron, nadie se equivocó cuando vino acá a destruir al Paraguay". Porque "querían que ese Paraguay industrial, que fabricaba locomotoras, rieles de trenes, que tenía fundiciones de hierro, no fuera un país industrial sino apenas un país de materias primas con mano de obra esclava y barata. Que esto es lo que siempre quisieron para nuestros países", afirmó ella durante la ceremonia en la que firmó el acuerdo con el Presidente de Paraguay, Horacio Cartes.

"Así que aquí no hubo errores, hubo políticas claras y deliberadas, que nosotros no compartimos y venimos hoy a reparar".