La 'sustitución de importaciones' de Rusia incluirá cooperación con su socio en el BRICS, China

8 de agosto de 2014

8 de agosto de 2014 — Las empresas de la industria militar y aeroespacial de Rusia van a comprar componentes electrónicos con valor de varios miles de millones de dólares a China, en respuesta a las sanciones impuestas por Estados Unidos y Europa, según una fuente cercana a Roscosmos, la Agencia Espacial Federal de Rusia.

"Sí estamos trabajando con la Corporación de la Ciencia e Industria Aeroespacial China (CCIAC)... sus instituciones ya nos ofrecieron unas cuantas docenas de artículos, que representan una alternativa directa, o con ligeras modificaciones, de los elementos que ya no vamos a poder adquirir debido a las sanciones introducidas por Estados Unidos", informó Izvestia. El periódico destaca también que las industrias militares y aeroespaciales rusas no usan por el momento componentes producidos en China. Rusia ha dependido de la tecnología y los componentes electrónicos occidentales, lo que ha sido una debilidad de su propia industria aeroespacial. Se informa que las compañías rusas han estado comprando a Estados Unidos componentes electrónicos por unos $2 mil millones de dólares anualmente. Si bien anteriormente había habido cooperación entre Rusia y China sobre tecnología espacial, buena parte de ésta se suspendió durante el rompimiento sino-soviético en 1959, y no se reanudó sino hasta en los últimos 20 años donde por lo menos compartían tecnología espacial no militar.

"En los próximos dos o dos años y medio, hasta que los productores manufactureros de Rusia puedan producir los componentes electrónicos militares y espaciales necesarios, los planes son comprarle estos artículos a China". El plan empresarial ruso es adquirir componentes por un valor de hasta mil millones de dólares durante todo el próximo año, dice el artículo.

El periódico citando a la fuente agrega que 18 representantes de 12 instituciones de la CCIAC que tienen que ver con el desarrollo y producción de componentes electrónicos, van a visitar Moscú para participar en un seminario especial para los manufactureros rusos en agosto. También se va a realizar un seminario paralelo en San Petersburgo. Se informa que la Corporación Espacial y de Cohetes Unida, de reciente creación, ha expresado interés en cooperar con China. Ya se están traduciendo las especificaciones técnicas y la documentación de los productos bajo discusión y los productos se están sometiendo a pruebas para evaluar su capacidad de ajustarse a los criterios de uso en los programas militar y espacial de Rusia.

"El establecimiento de la cooperación a gran escala con las industrias manufactureras chinas se podría convertir en el primer paso hacia la formación de una alianza tecnológica que involucre a los estados miembros del BRICS" informa Izvestia, citando a Andrei Ionin, analista en jefe en Unión GLONASS, una asociación de compañías rusas que participan en los sistemas de navegación internacionales GLONASS, que compiten con el sistema GPS de EUA.