La batalla de Argentina sobre la deuda se dirige a la confrontación; Obama rechaza la jurisdicción del Tribunal Internacional de

12 de agosto de 2014

La batalla de Argentina sobre la deuda se dirige a la confrontación; Obama rechaza la jurisdicción del Tribunal Internacional de Justicia

12 de agosto de 2014 — Un vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos anunció el pasado viernes 8 en una breve declaración, que el gobierno de Obama rechazó la jurisdicción del Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) en la Haya, en la demanda en su contra presentado el 7 de agosto por el gobierno de Argentina.

"No vemos al TIJ como el lugar apropiado para dirimir los problemas de la deuda de Argentina, y le seguimos exigiendo a Argentina que dialogue con sus acreedores para que resuelvan los problemas restantes con los tenedores de bonos", dice la declaración, la cual de hecho alega que los fondos buitre que especularon con la deuda incumplida de Argentina para sacarle una ganancia obscena son acreedores legítimos. Argentina en su demanda ante el TIJ argumenta que, dado que el gobierno de Obama es responsable por las acciones de su sistema judicial, es culpable de violar "su obligación internacional de no aplicar o estimular medidas de carácter económico y político para forzar la voluntad soberana de otro Estado" en particular de sus "inmunidades soberanas", en el caso que se está debatiendo en el tribunal del juez Federal de Nueva York, Thomas Griesa.

Griesa exige a Argentina que le pague a los buitres depredadores el valor total original de los bonos incumplidos, los cuales ellos compraron por una migaja en el 2008, y tiene secuestrado $539 millones de dólares que Argentina depositó en su banco fideicomisario (New York Bank) para pagarle a los tenedores de bonos que aceptaron la reestructuración de la deuda, a menos que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner capitule y acceda pagarle a los buitres al mismo tiempo.

Argentina no tiene intención alguna de hacer eso.

Por consiguiente, "esto se dirige hacia un enfrentamiento total", comentó hoy el estadista Lyndon LaRouche. "Esta claro que Argentina no va a ceder en esto". Ciertamente. El gobierno argentino continúa calificando de "extorsión" las acciones de los buitres, y exige que el gobierno de Obama intervenga para "controlar" al granuja de Griesa, que está fuera de control. En su presentación ante el TIJ, Argentina afirmó que "surge para los Estados Unidos de América la obligación de cesar su comportamiento ilícito y de reparar todos los daños ocasionados a la Argentina en virtud del derecho internacional general". Afirma que el fallo del sistema judicial de Estados Unidos –-tribunal de Griesa— se ha llevado a cabo en "una manera abusiva excediendo su jurisdicción y competencia de manera contraria al Derecho Internacional", y violando los derechos de los tenedores de bonos que aceptaron la reestructuración de la deuda en el 2005 y el 2010.