La derogación de la Glass-Steagall hizo posible los fondos buitre; Argentina tiene que avanzar con la opción de los BRICS

5 de agosto de 2014

5 de agosto de 2014 — En tanto que Argentina sigue resistiendo a la guerra de aniquilamiento que el imperio británico está llevando a cabo en contra del país, quienes defienden a Argentina destacan cada vez más el hecho de que fue la derogación de la Ley Glass-Steagall en 1999 lo que le permitió prosperar a los fondos buitre, a medida que la globalización se apoderaba de todo. La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner también se refirió a la Glass-Steagall en el discurso que dio el 25 de julio en la provincia del Chaco.

Como informó la agencia de prensa argentina Telam el sábado 2, el economista de la Universidad de Buenos Aires, Ernesto Mattos, denunció que las operaciones especulativas desenfrenadas de los fondos buitre, respaldadas por sentencias arbitrarias de los tribunales estadounidenses, solo han sido posible porque en 1999 "el ex Presidente Bill Clinton derogó la ley que decía que los bancos tenían que tener como destino no solo la inversión sino también el ahorro".

"Los buitres son el sistema financiero trasnacional", escribió Federico Martelli, director de la revista argentina Revista 2016, en su edición de junio. Desacreditando cualquier creencia de que los buitres son solo "elementos residuales" dentro del sistema financiero global, sostiene que "en realidad son la parte orgánica más avanzada" del sistema, que ganó prominencia luego de que en l999 fuera derogada la Glass-Steagall, "que regulaba y limitaba la confluencia de la banca de servicios con la banca de inversiones".

La consolidación financiera que le siguió a la derogación de la ley, añade, arrasó con formas más tradicionales de actividades bancarias y de producción, "permitió la construcción de conglomerados de un poder y tamaño sin igual" como el Citigroup, y eliminó las "fronteras" entre los bancos de inversión, los fondos especulativos y el "subgrupo de fondos buitre". En tanto los buitres se especializan en comprar "títulos de deuda soberana en cesación de pago" a precios de remate, "el origen y destino de la los fondos finalmente es el mismo sistema financiero", que meramente reagrupa sus intereses de acuerdo a las necesidades del momento.

Martelli escribió su artículo antes del fallo emitido por la Corte Suprema de Estados Unidos el 16 de junio, de modo que no toca la resolución emitida por el juez Tomas Griesa que le ordena a Argentina pagarle a los fondos buitre 1.6 mil millones de dólares, y también fue escrito antes de la cumbre del BRICS en Brasil el 15 y 16 de junio. Pero de forma correcta señala que la invitación a Cristina Fernández para que participe en la cumbre le plantea a "nuestro país la posibilidad de insertarse en el mapa geopolítico en alianza con los países que van conformando bloques regionales de poder que desafían al mundo unipolar nacido en 1989". El tamaño de la población, el poder militar y económico de las naciones del BRICS, "confieren al bloque un poder que sirve de contrapeso en los escenarios de conflicto", enfatizó, recalcando que el papel que están jugando Rusia y China está forzando a Estados Unidos a retroceder en su intensión de intervenir militarmente en Siria.

"De prosperar [en la región] esta línea estratégica de acercamiento al BRICS", pronosticó Martelli, "nuestro país se verá fortalecido en el objetivo de ganar margen de maniobra para superar los obstáculos que aparecen para el desarrollo y la soberanía plena".