Argentina lanza una agresiva ofensiva judicial contra el gobierno de EUA por complicidad en la declaración de incumplimiento

5 de agosto de 2014

5 de agosto de 2014 — Comenzando esta semana, el gobierno de Argentina va a lanzar una agresiva ofensiva judicial, que incluirá introducir una demanda contra el gobierno de Estados Unidos —el gobierno de Obama— en la Corte Internacional de La Haya, responsabilizándolo por las fechorías de su sistema judicial para forzar a Argentina a caer en un incumplimiento.

Además el ministro de Finanzas anunció el 2 de agosto que han exigido a la Comisión de Valores y Cambios de EU (SEC, por sus siglas en inglés) que "investigue de modo exhaustivo" la actuación del juez Thomas Griesa y de sus aliados los fondos buitre, para forzar a Argentina a caer en incumplimiento, señalando que esto le permitió a los buitres a cobrar sus posiciones con permutas de incumplimiento de pagos (credit-default swaps). Entre los 15 miembros del la comisión de la Asociación Internacional de Permutas y Derivados (ISDA, por sus siglas en inglés) que el 1 de agosto voto para declarar a Argentina en incumplimiento, se encontraba la firma Elliott Management de Paul Singer, que es un demandante en el caso contra Argentina.

En su presentación ante la SEC, Argentina va a resaltar las actuaciones sumamente irregulares del juez Griesa como la de relegar en Elliot NML y Aurelius Capital Management, la decisión de si se restablece o no el aplazamiento que Argentina había pedido, como también la inclinación patente del 'special master', Daniel Pollack, quien declaró el 31 de julio que Argentina estaba en un "incumplimiento inminente", luego de lo cual las agencias de clasificación, seguidas por la ISDA, declararon de inmediato que ese era el caso.

Aunque el litigio en La Haya requeriría que Estados Unidos acepte la jurisdicción del tribunal, cosa que no está garantizada, el gobierno de Argentina está determinado a proseguir con el caso, argumentando que el gobierno de Obama es el responsable en última instancia por los daños a la soberanía de Argentina que fueron causados por la sentencia del sistema judicial de Estados Unidos, el cual definitivamente no es independiente.

El gobierno de Fernández de Kirchner además anunciará algunas iniciativas en la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas en Septiembre y en la próxima reunión del G-20 a finales del año. Es muy probable también que introduzca una demanda en contra del Bank of New York-Mellon, el fideicomiso del gobierno en esta restructuración, por violar los términos del contrato por el cual está obligado a entregar los pagos a los tenedores de bonos que participaron en la restructuración. El periódico Tiempo Argentino señala que esta es una cuestión particularmente sensible para Estados Unidos, puesto que pone en duda la credibilidad de los bancos de Estados Unidos, y a la Ciudad de Nueva York, como lugar utilizado por las naciones para la restructuración de sus deudas.