Presidenta de Brasil: la soberanía, no el espionaje, es la base de las relaciones

25 de septiembre de 2013

25 de septiembre de 2013 — Los discursos de los Jefes de Estado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas se abrieron este lunes 23 con la decidida afirmación de la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, de que "sin el derecho a la privacidad, no existe realmente la libertad de expresión o libertad de opinión, y por lo tanto no hay una verdadera democracia. Sin el respeto a la soberanía, no existen bases para relaciones apropiadas entre naciones... No se puede reafirmar la soberanía de una nación en detrimento de la soberanía de otra".

El blanco específico en sí de Rousseff en su defensa del principio de soberanía, fue el programa de espionaje electrónico global "totalmente inaceptable" de Obama y el Reino Unido, que como se supo recientemente tenía como blanco a Brasil, entre otras naciones. "Se interceptó indiscriminadamente la información personal de los ciudadanos. La información sobre las corporaciones, con frecuencia con un alto valor económico e incluso estratégico, fue el centro de la actividad de espionaje. También, se interceptaron las comunicaciones de las misiones diplomáticas brasileñas, entre ellas la Misión Permanente ante las Naciones Unidas y la oficina misma de la Presidencia de la República".

Brasil ha exigido que el gobierno de Estados Unidos dé "explicaciones, se disculpe y garantice que dichos procedimientos no se van a repetir" dijo Rousseff, pero esto no es un asunto bilateral. "Manipular de dicha manera las vidas y los asuntos de otros países es una violación del derecho internacional y, como tal, es una afrenta a los principios que por el contrario deberían gobernar las relaciones entre los países, especialmente entre naciones amigas... La información y tecnologías de telecomunicaciones no pueden ser el nuevo campo de batalla entre los Estados. Este es el momento oportuno para crear las condiciones en donde se impida que el ciberespacio se usé como arma de guerra, mediante el espionaje, sabotaje y ataques en contra de sistemas e infraestructura de otros países".

Por lo tanto, Brasil va a presentar ante las Naciones Unidas su propuesta a favor de un marco multilateral de regulaciones y usos de la Internet, anunció la Presidenta Rousseff.