Plan dirigista de Glazyev para responder a las sanciones llama la atención en Rusia

26 de abril de 2014

26 de abril de 2014 — La propuesta del académico Sergei Glazyev, asesor del Presidente Vladimir Putin, sobre las medidas a tomar para proteger la economía rusa frente a las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE), fue un tema de discusión intensa este viernes 25. El plan de 15 puntos de Glazyev va más allá de las medidas de protección a corto plazo, e implican un refuerzo a los planes anunciados por Putin tendientes a "des-offshorizar" las finanzas rusas (es decir, sacarlas del sistema especulativo desregulado de los paraísos fiscales) y la posibilidad de establecer nuevos enfoques a la generación de crédito para la inversión en la economía real.

La propuesta tomó la forma de una carta de Glazyev al Ministerio de Finanzas, con la solicitud de que se delibere al respecto en el Consejo Nacional Financiero. Según el diario financiero Vedomosti, que informó sobre el plan, el ministro de Finanzas, Anton Siluanov, ha dado instrucciones a los departamentos de su ministerio para que preparen una respuesta al plan.

Varias de las propuestas, según las informa Vedomosti, vienen en un apartado que se titula "desdolarización", una serie de medidas que cuentan con el respaldo de varios funcionarios rusos que las han planteado desde que Washington comenzó a imponer sanciones contra funcionarios rusos y contra instituciones financieras rusas. Entre otras, estas medidas proponen transferir los activos propios de Rusia y las cuentas denominadas en dólares ubicadas en los países de la OTAN, a bancos en países neutrales; liquidar los bonos de gobiernos de países de la OTAN; limitar las operaciones en moneda extranjera de los bancos rusos, en particular en las transacciones que no estén relacionadas con el comercio (es decir, las transacciones especulativas); reducción rápida de las reservas rusas que se mantienen en las monedas de los países que apoyan las sanciones contra Rusia; una campaña pública sobre las desventajas de mantener fondos en cuentas en dólares, que podrían estar sujetas a congelamiento bajo las sanciones. Además, Glazyev propone cambiar la jurisdicción de la propiedad de compañías estratégicas que están en las zonas extraterritoriales (de los paraísos fiscales, por ejemplo) hacia Rusia; y cambiar las cuentas dentro de la Unión Aduanera Euroasiática (Bielorrusia, Kazajistán y Rusia) y en otros acuerdos comerciales, en monedas nacionales. Propone permutas de monedas y acuerdos crediticios con China, a fin de asegurar el financiamiento de categorías esenciales del comercio.

Una de las medidas de mayor alcance que propone Glazyev y que sería posiblemente la de mayor impacto, es que el Banco Central Ruso realice una emisión monetaria, y que la canalice a través del banco estatal VEB Bank, para permitir a las empresas rusas que sustituyan sus préstamos extranjeros con préstamos rusos denominados en rublos. En las últimas semanas, las empresas rusas no han podido refinanciar sus deudas en los mercados extranjeros. El periódico moscovita Moskovsky Komsomolets informó que el jueves 24 Glazyev habló en una reunión ampliada de los dirigentes del Grupo de Negocios Rusia —una organización empresarial que Putin a fomentado muy en particular— donde dio un "discurso programático" en el que explicó con más detalle esta propuesta y habló sobre otras fuentes posibles de "crédito interno de largo plazo y barato". En esta presentación, de acuerdo al diario moscovita, Glazyev dijo que se podría duplicar y hasta triplicar la disponibilidad del crédito interno. Glazyev ya ha propuesto antes este mecanismo, consistente en que el Banco Central refinancie al sistema bancario pero mediante emisiones que van expresamente dirigidas a otorgar crédito a las compañías productivas relacionadas con la economía real.

El autor de la nota de Moskovsky Komsomolets, Konstantin Smirnov, señala que a Glazyev se le puede calificar propiamente como "dirigista". Estas personas, dice el autor, "no están en contra del Mercado, pero piensan que tiene que estar regulado muy estrictamente, y el Estado es primero". En realidad, Sergei Glazyev ha hecho campaña para revivir el enfoque de una economía nacional por veinte años. En junio de 2001, el organizó una serie de audiencias en la Duma del Estado sobre la protección de la economía nacional bajo condiciones de crisis financiera global, en las cuales el principal ponente extranjero invitado fue el economista estadounidense Lyndon LaRouche.

El primer viceprimer ministro, Igor Shuvalov, se apresuró a declarar a la agencia noticiosa Itar-TASS que "lo que planteó el académico Glazyev en su carta no constituye el plan del gobierno ruso". Aunque el propio Shuvalov había aconsejado a principios del mes a las empresas rusas que se cotizan en la bolsa de Londres que deberían considerar cambiar su cotización a Moscú como "cuestión de seguridad económica". Pero Vedomosti además de informar sobre las instrucciones de Siluanov al personal del Ministerio de Finanzas, cita a una fuente del Kremlin que dice que "las ideas de Glazyev se utilizan para probar si el bloque liberal, como Siluanov, [German] Gref, o [Alexei] Kudrin, podrán encontrar argumentos convincentes para rebatirlo, así que no se puede sobrestimar la influencia de Glazyev, pero tampoco subestimarla".