Chile le pone otro clavo al ataúd del TPP

16 de abril de 2014

16 de abril de 2014 — Poco después de que la nueva Presidente de Chile, Michelle Bachelet, asumió el cargo, a mediados de marzo, el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, declaró enérgicamente que Chile no tiene ningún interés de que le impongan el mentado acuerdo de la Asociación Transpacífico (conocido como TPP, por sus siglas en inglés) como trata de hacerlo el gobierno de Obama. Para chile, algunas "líneas rojas" que ha fijado el TPP son inaceptables para Chile, advirtió Muñoz.

El pasado lunes 14 de abril, el diario El Ciudadano publicó un artículo titulado "TP se puede ir a las pailas: Tambalea el Acuerdo Transpacífico", donde cita declaraciones de Muñoz donde señala que en ciertas disposiciones del TPP, "en todos los temas importantes no hay acuerdo, como en propiedad intelectual y solución de controversias... Le dije al representante de Comercio de EU, Michael Froman, al entrevistarme con él—añadió— que Chile tiene áreas sensibles donde no estábamos disponibles para ir más allá del TLC con Estados Unidos", el acuerdo ya existente de libre comercio con EU.

El actual gobierno chileno, como muchos otros de los 11 países que son socios potenciales del TPP, se ha percatado de que el TPP sustituiría el Tratado de Libre Comercio (TLC) que tiene con Estados Unidos, en términos mucho menos favorables para Chile. "Hay áreas como propiedad intelectual, como regulación de empresas públicas o del Banco Central que para nosotros son líneas rojas", dijo Muñoz. El Ciudadano señala el hecho de que Obama no ha podido conseguir del Congreso de EU la aprobación del procedimiento de vía rápida, ya que tanto el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid (Nevada) como la líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California) se oponen a ello; ello significa que de hecho el TPP está muerto efectivamente.

El 14 de marzo, el servicio informativo chino Xinhua reseñó de manera muy favorable el anuncio de Muñoz, en el sentido de que el gobierno de Bachelet tiene el propósito de poner bajo al escrutinio público todos los detalles de lo que había negociado en secreto sobre el TPP el anterior gobierno derechista del fanático librecambista Sebastián Piñera, de acuerdo a las exigencias de Obama. "Vamos a responder de acuerdo con nuestros intereses nacionales", dijo Heraldo Muñoz. La Presidente Bachelet ha dejado muy en claro que Chile no tiene ningún interés en firmar un acuerdo de comercio que sea abiertamente hostil a China, un socio comercial decisivo de Chile.