El imperio desata amenazas de guerra contra China

5 de abril de 2014

4 de abril de 2014 — El subsecretario de Estado para Asuntos del Este Asiático, Daniel Russel amenazó abiertamente con sanciones y acciones militares en contra de China en la audiencia del jueves en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, donde comparó las intenciones de China con las supuestas intenciones de Putin en Europa. Russel alegó que China está "amenazando cada vez más con el uso de la fuerza u otras formas de coerción para promover sus intereses territoriales" y le advierte a China: "Las posibilidades que tienen el tipo de medidas de represalia en aumento que se le están aplicando gradualmente a Rusia en términos de sus bancos, en términos de sus compinches y en otras áreas, deberían tener un efecto amedrentador en cualquiera que en China pudiera estar contemplando seguir el modelo de anexión de Crimea".

La agencia de prensa Reuters informó en una nota titulada "EU le advierten a China que no intente acciones estilo Crimea en Asia", que Russel calificó de "problemático" el despliegue de una gran cantidad de embarcaciones chinas en su disputa con las Filipinas en el Mar del Sur de China y dijo que Beijín había emprendido "lo que a nosotros nos parecen pasos intimidatorios". Elogió a las Filipinas por haber presentado su caso sobre la disputa por las islas ante la Junta de Arbitraje bajo la Convención de la ONU sobre la Ley del Mar (UNCLOS, por sus siglas en inglés), a pesar del hecho de que las normas de la UNCLOS requieren que ambas partes estén de acuerdo con el arbitraje, a lo que China se niega rotundamente, insistiendo en negociaciones bilaterales, a lo que se reusa Filipinas, bajo la dirección de Obama.

Con el aspecto militar de las amenazas de Obama a Rusia, a la luz del mundo y en el contexto de múltiples operaciones terroristas y de "cambio de régimen" ya en marcha por toda Asia, incluso dentro de China (Taiwan y los terroristas Uigur), se deben de tomar en serio las amenazas de Russel a China, tal y como lo hace China. El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hong Lei, a una pregunta sobre los comentarios de Russel en su informe diario, dijo: "Tanto en tema de Ucrania como en el tema del Mar del Sur de China, China ha expresado muchas veces su posición. ¿Por qué tiene que mencionar este funcionario estadounidense los dos temas al mismo tiempo y decir obstinadamente esas cosas sobre China?"

Al mismo tiempo el director asociado del Financial Times, Philip Stephens (autor de una biografía de Tony Blair), escribió el jueves 3 en ese diario que "Más allá de la fortaleza económica y el poderío militar, uno de los ingredientes más preciados en las relaciones entre las grandes potencias es la credibilidad. Los aliados y adversarios tienen que saber que se cumple con lo que se promete. En ninguna otra parte es esto más verdadero que en el Este de Asia. Es posible que Barack Obama tenga esto en mente cuando porte la bandera americana por toda la región a fines de este mes". No oculta que su intención es una amenaza abierta de acción militar: "La marcha de Rusia sobre Crimea plantea la pregunta sobre dónde va a trazar la raya occidente. ¿Va a irse a la guerra la OTAN por los estados del Báltico? La misma pregunta se hace sobre el Este Asiático: ¿Va a pelear el señor Obama en contra de China por un montón de rocas en el Mar del Sur de China? Entre más creíble sea la respuesta positiva de EU y sus aliados a ambas preguntas, habrá menos probabilidades de que se ponga a prueba su resolución".

Estas amenazas reflejan el grito de guerra que lanzó hace dos semanas otro de los principales voceros bélicos de la Mancomunidad Británica, Hugh White de Australia, quien escribió en el New York Times del 19 de marzo que China tiene que desistir hasta de la amenaza del uso de la fuerza, o va a tener que enfrentar una acción militar directa de parte del gigante tonto, Estados Unidos. White le hizo un llamado a Obama para que forje un nuevo arreglo de seguridad en el Pacífico, "que incluya la siempre importante norma en contra del uso o amenaza del uso de fuerza para arreglar disputas... Estados Unidos debe estar dispuesto a combatir a China para proteger esa norma... Si China persiste en amenazar con el uso de la fuerza, entonces Estados Unidos debe estar dispuesto a enfrentarla y tiene que decirlo así claramente".

Hay que destacar que China se ha reservado siempre el derecho a usar la fuerza para proteger su territorio, en especial en el caso de movimientos separatistas en Taiwán, como es el caso ahora, con la ocupación del palacio legislativo por parte de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) respaldadas por Occidente, que exigen el rompimiento con China.

White había escrito en The Age, un día antes de su amenaza bélica contra China en el New York Times, que "el Presidente Vladimir Putin ha desafiado los principios del orden internacional sobre los cuales se supone que se edificó la Europa posterior a la guerra fría" y que Europa tiene que "trazar la raya más allá de la cual no van a permitir que Rusia utilice la fuerza para aumentar su influencia... Trazar esa raya significa decidirse a enfrentar a los rusos si la cruzan".