Presidenta de Argentina muestra la hipocresía de los británicos y occidente respecto a Crimea y Ucrania

20 de marzo de 2014

20 de marzo de 2014 — En declaraciones que dio el lunes 17 de marzo en Roma, luego de una reunión privada de dos horas con el Papa Francisco, y al día siguiente, martes 18, en una conferencia de prensa conjunta con el Presidente de Francia, Francois Hollande, la Presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner, condenó duramente la hipocresía del Reino Unido, Estados Unidos y las otras potencias de Occidente, con respecto a Ucrania y el reciente plebiscito en Crimea que favoreció su secesión de Ucrania.

Aquí hay un horrendo "doble estándar", dijo ella. ¿Cómo es que los británicos y Estados Unidos dicen que el plebiscito de Crimea para separarse de Ucrania y unirse a Rusia está "mal", pero aplauden el plebiscito llamado de "autodeterminación" que realizaron el año pasado los residentes "kelper" de las Islas Malvinas, cuyo territorio Inglaterra le quitó ilegalmente a Argentina en 1833 y que mantiene todavía hoy como colonia de ultramar, "cercenando" así la integridad territorial de Argentina?

Pero quizás lo que más va a enfurecer a la reina británica y a su títere Obama, es que Cristina Fernández advirtió que en el asunto de Ucrania, "es necesario que todos enfríen sus cabezas, y fundamentalmente respeten las normas de la democracia... porque en Ucrania hubo un plebiscito y la gente dijo que preferiría no anexarse a la Unión Europea". La crisis en Ucrania "se debe resolver en un clima de negociación política y en el marco de la paz". Las Malvinas, dijo ella, siempre han pertenecido a Argentina, "así como Crimea perteneció a la Unión Soviética hasta que fue obsequiada a Ucrania". Fernández dijo que ella estaba convencida que de hecho el referendo de Crimea es "uno de los famosos plebiscitos de la autodeterminación de los pueblos" y que forma parte de lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas.

"Las grandes potencias se han manifestado a favor del referendo que los kelpers han realizado y que carece de todo valor", y luego atacaron a Argentina por denunciarlo, dijo la Presidenta de Argentina. "Si carece de valor el que hizo Crimea, a escasos kilómetros de Rusia, mucho menos uno de una colonia de ultramar a más de 13 mil kilómetros de distancia [del Reino Unido]... O estamos de acuerdo con todas las integridades territoriales y con la soberanía de todos los países... o realmente vivimos en un mundo donde no hay derecho... sino que prima la relación del más fuerte". A diferencia de las grandes potencias, añadió, Argentina ha sido consistente a la hora de votar en los organismos internacionales sobre cuestiones relacionadas a la economía y la autodeterminación de las naciones.

Dado que existe este doble discurso, concluyó, está claro que a las potencias de Occidente "no se pueden seguir tratando como representantes o garantes de la gobernanza de un poder global". Sus argumentos "no resisten el menor análisis".