Director de la CIA defiende la "asociación estratégica" entre EU y el pérfido reino saudita

13 de marzo de 2014

13 de marzo de 2014 — Un día antes de la conferencia de prensa en el Capitolio [1] en donde se exigió que se dieran a conocer las 28 páginas clasificadas que pondrían al descubierto la responsabilidad de Arabia Saudita en los ataques del 11 de septiembre, el director de la CIA, John Brennan, pronunció una defensa ferviente de la "asociación estratégica" con el Reino Saudita.

En un acto del Consejo de Relaciones Exteriores en Washington el 11 de marzo, donde fue orador le preguntaron a Brennan sobre las supuestas tensiones en las relaciones estadounidense-saudíes. Brennan respondió que "Estados Unidos y Arabia Saudita realmente comparten una asociación estratégica que viene desde muy, muy atrás" y agregó: "Yo me he pasado cinco años de mi vida trabajando sobre Arabia Saudita, parcialmente bajo el liderato de ustedes, y he visitado Arabia Saudita docenas de veces, y les puedo decir que esta asociación va más allá de mi cartera de inteligencia, en el frente económico, en el comercial y en el de seguridad y diplomático".

En relación a la próxima visita de Obama a Arabia Saudita, Brennan señaló: "El Presidente Obama va a Arabia Saudita para destacar exactamente qué tan importante es esta relación. El se mantiene en contacto estrecho con el rey Abdulá y otros miembros del gobierno saudí. Así que esto es algo que, es cierto, a veces puede haber diferencias en perspectiva, pero a lo que nos hemos comprometido es a garantizar que tengamos un diálogo privado y muy robusto sobre estos temas, que van desde Irán a Egipto a Iraq y a Siria y otros. Y yo siento como que ahora esa relación con Arabia Saudita tiene bases sólidas y muy, muy fuertes y podemos seguir avanzando juntos".

Por supuesto, esto depende de que se sigan suprimiendo las 28 páginas y la información sobre la perfidia de la familia real saudita en la organización y el financiamiento de los secuestradores del 11 de septiembre. Como lo planteó el ex senador federal Bob Graham, en entrevista con la Cadena 'Real News' a fines de noviembre pasado:

"El asunto sobre si los 19 secuestradores actuaron solos o si ellos tenían una red de apoyo, tiene enormes consecuencias actualmente. Si de hecho el gobierno saudí fue la fuente del apoyo logístico y financiero, y el aporte de anonimato que le permitió a estas gentes permanecer en el país por un período tan prolongado sin ser descubiertos; si ellos eran parte del sistema que posibilitó que esto sucediera, piensen que significaría esto para las relaciones estadounidense-saudíes actualmente. Sería un vuelco completo en las premisas con las que estamos trabajando con Arabia Saudita, de que era un aliado fiel de Estados Unidos a verlo ahora como un país que estaba preparado para vender su alma a lo peor en el mundo, aunque esto significara poner en peligro a Estados Unidos y la pérdida de la vida de 3,000 personas".