Londres empuja a Obama para empezar la Tercera Guerra Mundial

3 de marzo de 2014

3 de marzo de 2014 — El semanario The Economist de Londres, voz del imperio británico, se apresuró a responder de inmediato a la abierta amenaza de guerra de Obama contra Rusia, calificándolo de mequetrefe a quien hay que presionar para que se le enfrente a Putin. En la edición del domingo, el semanario de marras dice que Putin respondió "al disparo de advertencia de Obama de que habría consecuencias si continuaba la intervención militar rusa en Ucrania", convocando a su parlamento para que aprobara el despliegue de "tropas para una invasión" (como ellos la llaman). El problema, dicen, es que Putin ha observado la "desastrosa vacilación de Obama en torno a Siria, lo que culminó con que se escabulleron de su propia línea roja de que castigaría al régimen de Assad si usaba armas químicas" y cediendo ante "la fatiga de guerra de los votantes estadounidenses".

Putin cree claramente, despotrica el periodicucho de la reina, "que el señor Obama no va a hacer nada que no sea una palmadita petulante en la mano" y por lo tanto está preparado para invadir y apoderarse de Ucrania, o parte de ella. "El señor Putin sabe que Rusia podría pagar un alto precio por lo que está haciendo en Ucrania", concluyen. " Pero por ahora, el cree que vale la pena el riesgo porque ve que Occidente es indolente y decadente, que esta mas preocupado por que sigan fluyendo las exportaciones de petróleo y gas rusos, que con la defensa de la idea de una Europa libre e integral. Ahora le toca al señor Obama ver si quiere mostrar el liderato que pruebe que están equivocados".

El periódico Express de Londres siguió con el mismo tema ese mismo día, como se ve en el articulo titulado "Gran Bretana podría estar en pie de guerra con Rusia para parar la 'invasión' de Ucrania". El articulo cita a sir Tony Brenton, ex embajador británico, quien dijo en BBC que "si en verdad esta es una invasión rusa de Crimea y si nosotros concluimos que el Memorando [de Budapest] es jurídicamente vinculante entonces va a ser muy difícil evitar llegar a la conclusión de que vamos a tener que irnos a la guerra con Rusia".

El Express cita también al director del Instituto Real de Servicios Unidos (RUSI por siglas en ingles) Dr. Jonathan Eyal, quien comparó la maniobra de Putin con la invasión de Hitler al Sudetenland, en un patente intento de justificar una guerra.

Los fanáticos derechistas en el Congreso de Estados Unidos, como John McCain y Marco Rubio, siguieron la directriz de sus amos británicos de denunciar a Obama por no haber lanzado ya operaciones militares.