Médicos Contra el Obamacare Asesino, respaldan a Kesha Rogers

19 de febrero de 2014

19 de febrero de 2014 — El Dr. Mark Shelley, M.D., D.A.B.F.P., fundador de Médicos Contra el Obamacare Asesino, emitió la siguiente declaración en respaldo a la postulación demócrata de Kesha Rogers para el Senado de Estados Unidos por el estado de Texas. Mark Shelley tiene 28 años como médico familiar en Pennsylvania.

Luego de que regresé a Estados Unidos de un viaje a la empobrecida nación de Nepal, me sentí complacido y alentado de saber que Kesha Rogers había anunciado su postulación como candidata al Senado de Estados Unidos por Texas, para la próxima primaria del Partido Demócrata.

Yo la felicito y la aliento en este empeño, y le hago un llamado a todos los que pueden votar para que respalden su candidatura. Kesha se yergue como un faro los principios, de la verdad, y de claridad de visión para el desarrollo de nuestro futuro, en momentos en que el engaño, la mentira, la capitulación cobarde a la opinión popular, y la obediencia desvergonzada a los dictados de Wall Street se han convertido en lo hegemónico en la cámaras legislativas del Congreso de Estado Unidos.

Kesha ha demostrado una comprensión de que la tarea primordial de un funcionario federal electo es, como está estipulado en el Preámbulo de la Constitución de Estados Unidos, promover el Bienestar General de los ciudadanos de Estados Unidos, o dicho de otra manera, para avanzar el bien común del pueblo estadounidense.

Ella ha demostrado que puede ver a través de las prácticas destructivas hipócritas y cínicas que pasan como actividad legislativa hoy en día. Lo que para mí como médico familiar estadounidense es más significativo e importante, es la comprensión que tiene la señora Rogers de las raíces intelectuales y de las implicaciones genocidas del "Affordable Care Act" (Ley de atención médica asequible), que se ha impuesto hoy al pueblo estadounidense.

La señora Rogers entiende, como también yo, que lo que se está haciendo hoy a la medicina estadounidense, es pavorosamente congruente con lo que encontró y advirtió el Dr. Leo Alexander, consultor jefe de los fiscales de Estados Unidos en el Tribunal de Crímenes de Guerra de Estados Unidos, después de la Segunda Guerra Mundial. En su famoso artículo titulado "La ciencia médica bajo la dictadura", que fue publicado en el New England Journal of Medicine en julio de 1949, el Dr. Alexander dejó claro lo que le sucede a la medicina cuando "se subordina a la filosofía que norma una dictadura". El observó que "independientemente de las otras trampas ideológicas, el principio filosófico rector de las dictaduras recientes, como la de los nazis, ha sido el principio hegeliano de eso que se considera 'utilidad racional' y la doctrina y planificación correspondientes, que han reemplazado a los valores morales, éticos y religiosos... En la profesión médica esto se expresa en un declive rápido en las normas de la ética profesional. La ciencia médica en la Alemania nazi colaboró con esta tendencia hegeliana en particular en... el exterminio en masa de los enfermos crónicos por el interés de ahorrarle gastos 'inútiles' a la comunidad en su conjunto", decía el Dr. Alexander en su artículo de 1949.

El nombre del dictador al cual se ha subordinado a la ciencia médica hoy día es "dinero". La llamada Ley de atención médica asequible (Affordable Care Act) del Presidente Obama, es el vehículo de Wall Street para imponer esta dictadura. Wall Street "ahorra dinero" para sus burbujas de derivados y otras aventuras especulativas, así como seguramente Hitler "ahorra dinero" para la construcción de su maquinaria de guerra y muerte. Hoy lo estadounidenses están pagando por esto con sus vidas, así como seguramente los "enfermos crónicos" alemanes lo hicieron en 1938 y 1939, mucho antes de que Hitler hundiera al mundo en la Segunda Guerra Mundial.

La eutanasia pasiva del 2014 en Estados Unidos, que se realiza negando la atención médica y racionando otras cosas (y antes en el Reino Unido, bajo la Liverpool Pathway), no es menos letal que la cámara de gases en la Europa continental de 1939.

Hasta el observador más ingenuo puede ver que esta eutanasia pasiva o la muerte por la negación de la atención médica, exactamente como en los pequeños comienzos que advertía el Dr. Alexander en su exhortación a las futuras generaciones (a ti y a mí).

Uno de practicantes y planificadores de la idea de "ahorrar dinero" eliminando la atención médica, y de este modo la vida misma, en una gran variedad de pacientes, es el Dr. Ezekiel Emanuel. El ha promovido incansablemente la Ley de atención médica asequible. En 1996 Emanuel afirmaba que "los servicios que promueven la continuación de esa política —los que aseguran generaciones futuras saludables, aseguran el desarrollo de habilidades de razonamiento práctico y aseguran una participación total y activa de los ciudadanos en las deliberaciones públicas— se deben garantizar diversamente como básicos. POR EL CONTRARIO, los servicios que se le dan a individuos que están impedidos de modo irreversible para ser o llegar a ser ciudadanos activos no son básicos y no deben ser garantizados. Un ejemplo obvio es no garantizar los servicios de salud a los pacientes de demencia".

Cuando el Dr. Alexander dijo, "al margen de la proporción que asumieron finalmente estos crímenes, fue evidente para quienes los investigaron que comenzaron con pequeñas cosas. Los comienzos al principio fueron solo cambios sutiles en el énfasis de la actitud básica de los médicos. Comenzó con la aceptación de la actitud, elemental en el movimiento por la eutanasia, de que existe tal cosa como una vida que no merece ser vivida. En sus etapas iniciales esta era una actitud que se ocupaba solamente de los casos de enfermos de gravedad y crónicos. Gradualmente la esfera de los que eran incluidos fue aumentando para abarcar a las personas que no eran productivas socialmente". Evidentemente tenía en mente a los Ezekiel Emmanuel de Estados Unidos y del mundo.

Lo que está sucediendo hoy bajo el régimen del Obamacare es perverso, por todas las razones por las que advirtió el Dr. Leo Alexander. Mantenerse callado enfrente de tal maldad es ser cómplice. Y solo quejarse también es ser cómplice. Se requiere que te involucres en la construcción de un sistema americano alternativo viable y eso es lo que representa Kesha Rogers de modo único.

El compromiso de Kesha para revivir la perspectiva de optimismo cultural y la excelencia científica que fue la esencia de la visión del mundo de John F. Kennedy, es lo que necesitamos hoy. Su plan para revivir y expandir la NASA es el impulso científico que necesitamos para lograr el crecimiento de la economía real. Su lucha para restablecer la Ley Glass-Steagall de 1993, es lo que quebrará el poder de los especuladores de Wall Street que están estrangulando la economía, y restaurará el flujo del crédito para la industria básica, la agricultura y la investigación científica, como hicieron Franklin Roosevelt y Kennedy.

La crisis que enfrentamos es grave; pero ha sido en momentos de crisis en que los estadounidenses han dado lo mejor de sí. Con el liderazgo de Kesha Rogers, podemos restaurar nuestra grandeza.