Manifestación antifascista en Zaporiyia, Ucrania, exhorta a Rusia a defender la "estabilidad y la paz" de Ucrania

14 de febrero de 2014

14 de febrero de 2014 — El pasado sábado 8 del presente, en el día establecido por la ONU en 1964 como el día de la juventud antifascista, se llevó a cabo una marcha antifascista en la ciudad de Zaporiyia, Ucrania, al final de la cual los manifestantes quemaron una efigie de Stepan Bandera, el colaborador nazi que es actualmente un ídolo de gran parte de la oposición ucraniana, como el partido Svoboda. De acuerdo a la reseña de LaRepublica.es de España, la manifestación fue convocada por el Partido Comunista de la región, y el principal orador fue el diputado en la Rada (parlamento) Alexander Zubchevski, segundo secretario del PCU en Zaporiyia.

En su alocución, Zubchevski dijo: "Ni en la peor de las pesadillas, nuestros abuelos y abuelas, que lucharon con las armas en la mano, defendiendo el país de los ocupantes, hubieran podido imaginar que después de 71 años, la amenaza de la revancha fascista se convirtiera en realidad, en el país que más sufrió la pesadilla fascista durante los años de la Gran Guerra Patria". Y agregó: "Pero les quiero advertir [a la oposición pro nazi] que nosotros también tenemos armas legales... responderemos con terror vuestro terror".

La reseña de LaRepublica.es señala que "Zubchevski se dirigió a los congregados con la petición de aprobar un llamamiento a la Federación de Rusia para que ejerza como garante de la estabilidad y la paz en la región de Zaporozhie (sic), en respuesta a la descarada intromisión por parte de los políticos europeos u norteamericanos, que incitan a los ucranianos a la guerra civil. En la conclusión del acto, los antifascistas prendieron fuego a un muñeco que representaba al ídolo de los nacionalistas y fascistas, Stepan Bandera".

Este llamado por el respaldo de Rusia es similar al que proviene del parlamento de la República Autónoma de Crimea en Ucrania, que emitirá el próximo 19 de febrero un llamado de ayuda a Rusia. Así mismo, se hace eco de la reciente declaración del académico Sergei Glaxyev, asesor del Presidente ruso, quien en una entrevista reciente planteó que Rusia y Estados Unidos, como garantes del Memorándum de Budapest de 1994, están obligados a defender la soberanía de Ucrania y su integridad territorial.

La intención de Rusia se ve expresada claramente en esos comentarios, indicó Lyndon LaRouche recientemente. Esa es su respuesta; Putin ha dejado muy en claro que habría un cambio en la política si continuaban las provocaciones. Ahora las cosas se han calentado. ¿Qué se puede esperar?