LaRouche dice que la guerra financiera declarada de la City de Londres contra Ucrania es un "bluf"

6 de diciembre de 2013

4 de diciembre de 2013 — Picados por la derrota de su voto de no confianza en el Parlamento de Ucrania el pasado martes 3, el imperio británico está recurriendo ahora a otras opciones para tratar de derrocar al gobierno de Viktor Yanukovych, por haberse atrevido a realinear a Ucrania con la floreciente región Asia-Pacífico, en vez de enterrarse con la sepulcral Unión Europea (UE). En momentos en que Yanukovych estaba en China, en discusiones sobre amplios acuerdos estratégicos y económicos, la City de Londres estaba desplegando su artillería pesada al viejo estilo de guerra financiera en contra de Ucrania.

Los británicos están errando el cálculo, comentó Lyndon LaRouche, porque están amenazando con represalias monetarias para contrarrestar un cambio estratégico en la dirección de la economía física real. Este cambio ya está sucediendo en varias naciones, con poblaciones de consideración, quienes están volviendo sus ojos al Oriente. No hay producción real que tenga alguna significancia de otra manera, explicó LaRouche, en especial en la Unión Europea. Esto es un "bluf" monetarista, todo lo que tienen que ofrecer o retener es dinero sin valor alguno, bajo condiciones en donde los alimentos y bienes reales similares, se han convertido en los premios más preciados en el planeta.

En las últimas 48 horas, la calificación de las permutas de cobertura ante incumplimientos crediticios (swaps CDC) de Ucrania brincó en más de 100 puntos a 1071, convirtiendo a Ucrania en el tercer país con los CDC más caros en el mundo, después de Argentina —uno de los principales blancos de los británicos— y de Venezuela. Y aunque los precios de los bonos de Ucrania se estabilizaron algo al día siguiente, un cable de Bloomberg hizo llegar una clara amenaza del Royal Bank of Scotland, ligado a la monarquía británica, en el sentido de que la única esperanza de que haya algo de compasión financiera por Ucrania es que saquen a Yanukovych.

"La crisis actual no es necesariamente negativa para la perspectiva crediticia de Ucrania a mediano plazo" escribió en un informe por correo electrónico hoy Tatiana Orlova, la economista del Grupo Plc del Royal Bank of Scotland, con sede en Londres. La posibilidad de que haya elecciones anticipadas, provocadas por la menguante popularidad de Yanukovych pudiera servir para que entre un gobierno más inclinado a tener relaciones más estrechas con socios occidentales, dijo Orlova. "Esto podría dar como resultado una mejora en la perspectiva soberana de Ucrania", destacó.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, quien se encontraba en Bruselas en la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN, alimentó los ataques en contra de Yanukovych sermoneando a su gobierno hipócritamente: "Le urgimos al gobierno ucraniano que escuche las voces de su pueblo que quieren vivir en libertad y en oportunidad y prosperidad... El señor Yanukovych ha tomado obviamente una decisión personal, y la población no está de acuerdo con esta decisión", dijo Kerry, algo que nunca han dicho frente a las multitudinarias manifestaciones de rechazo a la Troika en Grecia, España, Portugal o Irlanda.