China recomienda a Argentina acuerdos de Estado a Estado para hacer a un lado a los carteles del imperio

7 de febrero de 2014

7 de febrero de 2014 — Según el diputado federal argentino Julián Domínguez, ex Ministro de Agricultura, China está alentando a Argentina a que busque acuerdos de Estado a Estado para sus exportaciones de cereales (China es uno de los mercados más importantes de Argentina) para que se libere del control y la extorsión de los grandes carteles internacionales de los cereales. Domínguez, líder de la mayoría en la cámara baja del Congreso argentino, dijo en el periódico Página 12 que otros socios comerciales de Argentina le han propuesto medidas similares.

Domínguez es uno de varios legisladores que han exhortado al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que actúe con decisión para revivir la Junta Nacional de Granos, la entidad estatal que reguló el comercio de cereales entre 1933 y 1991, o si no, que cree una agencia totalmente nueva que le reduzca el poder de Cargill, Dreyfuss, ADM y Bunge, entre otros. Estos carteles se niegan a exportar la última cosecha de soya, con el fin de forzar una mayor devaluación del peso y desatar el caos político y económico que posibilite derrocar a la Presidenta Cristina Fernández.

Además de Domínguez, por lo menos otros tres legisladores más del Frente para la Victoria, del gobierno, introdujeron proyectos de ley para crear una nueva agencia reguladora dirigida por el Estado, en tanto que el gobernador de la provincia de Entre Ríos propuso crear el Instituto Nacional para el Mercadeo Agrícola, con el cual el Estado pueda "intervenir en el mercado para establecer regulaciones, precios justos, comercialización garantizada y apoyo para los agricultores en el campo".

Hablando a nombre del ejecutivo, el jefe del gabinete Jorge Capitanich respondió con cautela a estas propuestas, optando por tratar de negociar un acuerdo con los carteles. Pero, como lo señala un analista, las negociaciones con estos despiadados intereses financieros, esperando que se comporten "civilizadamente" son un error. Ellos van a la yugular y Argentina debería hacer lo mismo. Un buen punto de partida sería el establecimiento de la norma Glass-Steagall para la banca.