La campaña de Kesha Rogers invita a un Foro en el aniversario de Chelyabinsk

3 de febrero de 2014

2 de febrero de 2014 — Este 15 de febrero de 2014 se cumple un año de la caída del meteorito que explotó sobre Chelyabinsk, Rusia, que desató una fuerza 30 veces mayor que la de la bomba lanzada en Hiroshima, Japón. A nivel mundial solo hay dos eventos para reconocer el significado de este tipo de amenazas. El primero sucede hoy en la conocida entrega de las medallas de oro en las Olimpíadas de Invierno de Sochi, en donde las medallas tendrán incrustados fragmentos del meteorito. El segundo es un foro internacional que llevará a cabo en Houston, Texas, Kesha Rogers, demócrata larouchista que se ha postulado para el Senado de Estados Unidos por el estado de Texas, en la vecindad inmediatamente al Centro Espacial Johnson. No hay ningún otro evento público planeado actualmente en ningún sitio del planeta, a pesar de que recientemente se publicó en la revista Nature una investigación que dice que se ha subestimado la amenaza proveniente de estos asteroides más pequeños, al menos en un orden de magnitud. Aún más, han habido repetidos alertas de parte de connotados miembros de la comunidad científica, de que nuestra sociedad se encuentra bajo un tremendo riesgo por parte de un clima espacial extremo, y de impactos de asteroides y cometas, en tanto hay una falta generalizada de entendimiento científico sobre las conexiones electromagnéticas de nuestra civilización con el medio ambiente solar y galáctico.

El foro que patrocina la campaña de Kesha Rogers adquiere así un significado mucho mayor, en vista de que abordará ésta amenaza en el contexto de la crisis estratégica y política general que ocasionada por dos factores: la bancarrota inminente del sistema financiero oligárquico transatlántico, por un lado, y el potencial para revivir el progreso científico e industrial que se llevó a cabo durante el período de Kennedy, y el tipo de acuerdos para la exploración espacial, la energía nuclear, y fuentes de cooperación entre las naciones de Eurasia, principalmente entre Rusia y China y demás. Las advertencias hechas por Lyndon LaRouche han tenido eco entre líderes militares en ambos lados de este conflicto, y han señalado que hay un peligro serio de que la crisis global actual pudiera estallar y convertirse en un intercambio termonuclear devastador. Un desastre tal tendría un efecto similar al del impacto de un asteroide grande o de una tormenta geomagnética: arrasaría a la mayoría de la civilización en un tiempo relativamente corto.

Al patrocinar este foro, Kesha Rogers reunirá a ponentes que presentarán las bases para alejarnos de esta locura a la que nos llevan la City de Londres y Wall Street, para tomar una nueva dirección, basada en un progreso mutuamente asegurado. Esto solo lo podemos lograr al reiterar que la humanidad tiene metas comunes, y que alcanzarlas requiere la más amplia cooperación de los líderes en la ciencia, las fuerzas armadas, la industria, y los políticos de todas las naciones. Las personalidades internacionales, científicos expertos en áreas relevantes, que han confirmado su participación, el énfasis que se pone para llegar a un público con mentalidad a favor de la ciencia, pone de relieve que este foro será una intervención estratégica del más alto nivel. De esa manera, no se trata de un evento local de campaña, sino parte de una movilización internacional para derrotar a los financistas locos que prefieren imponer el genocidio para impedir el progreso de la humanidad, al mismo tiempo que desatamos un renacimiento científico de la civilización humana. Es esencial hacer este tipo de intervenciones, para sacar el debate de las elecciones de mitad de período del 2014 de las riñas impotentes sobre cuestiones sociales programadas de antemano, y ponerlo en lo que verdaderamente es el arte de gobernar.