Sarkozy aconseja a Iberoamérica que abrace el cadáver putrefacto de la UE

6 de diciembre de 2013

5 de diciembre de 2013 — Como si fuera un vendedor de lotes en el cementerio, el ex presidente francés Nicholas Sarkozy dijo ante un público de empresarios en Buenos Aires el 27 de noviembre que Argentina, y el Mercado Común del Sur (Mercosur) pueden garantizar un futuro brillante si se acogen al cadáver putrefacto de la Unión Europea (UE) mediante un acuerdo de libre comercio.

Las negociaciones por el establecimiento de un acuerdo de libre comercio Mercosur-EU han estado trabadas desde hace años, en parte debido a las objeciones argentinas a las exigencias del acuerdo de acabar con la soberanía. La UE se queja de que Argentina es "demasiado proteccionista".

En un momento en que Ucrania y Europa Oriental abandonan el Titanic que se hunde de la UE, el pomposo Sarkozy, quien viajó con una enorme comitiva de personal de seguridad, asistentes, estilistas, etc., dijo que el Mercosur necesita "una mayor apertura económica hacia el mundo globalizado". El Mercosur "no está integrado" se quejó. "No se manifiesta en una sola voz". Después atacó a Argentina por poner "barreras imaginarias" a sus vecinos iberoamericanos, queriendo decir que no está tan dispuesta como Brasil o Uruguay a plegarse a las exigencias de la UE.

En una descarada interferencia en los asuntos internos de Argentina, el ex Presidente francés le advirtió a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner que realmente se debería preocupar más por ser "competitiva" en vez de preocuparse de la política monetaria, con lo cual quiso decir el uso que ha hecho del control de cambios para proteger al país en contra de la especulación y la fuga de capitales. "Yo no creo que los controles de cambio sean la respuesta para todo", pontificó.

Pasando por alto el hecho de que los genocidas dictados de austeridad de la Troika están borrando a Europa del mapa, Sarkozy despotricó: "Es tiempo de que Argentina decida si en 40 años va a ser una de las grandes potencias o si va a desaparecer del mapa". También insistió en que le iría mucho mejor a Argentina si se aliara al acuerdo de libre comercio conocido como "Alianza Pacífico" compuesto por Colombia, Perú, Chile y México, que se creó precisamente como una alternativa a la unión aduanera del Mercosur, cuya existencia tiene irritada a la pandilla anglo-holandesa. Pero ni siquiera ahí le atinó Sarkozy, pues la Presidenta electa de chile, Bachelet, ganó precisamente en parte con su programa de críticas a esa "Alianza Pacífico" depredadora, y haciendo un llamado a una genuina alianza transpacífico que incluya a toda Eurasia.