¿Cuál era el verdadero propósito de la reunión de Obama con los reguladores de Wall Street?

21 de agosto de 2013

21 de agosto de 2013 – Este es el encabezado del comentario que apareció este martes 20 de agosto, en el sitio electrónico Wall Street on Parade / A Citizen Guide to Wall Street [1], donde Pam Martens hace las observaciones siguientes sobre la reunión que tuvo Barak Obama el 19 de agosto con otros subalternos de Wall Street en su régimen:

"Es muy posible que el Presidente tenga también otras cosas en mente al convocar esta reunión de alto perfil. Una de estas es que miembros de su propio partido piensan que la ley de la reforma Dodd-Frank es un fracaso y están presionando para que se restaure la Ley Glass-Steagall, que separaría a los casinos de Wall Street de los bancos que poseen depósitos garantizados. Hay en estos momentos dos versiones distintas de ley en el Senado y en la Cámara de Representantes que plantean que se restaure esta ley de protección a los inversionistas de la era de depresión.

"Existe también ese asunto incómodo, sobre el cual los verdaderos expertos de los mercados financieros han estado atestiguado cada vez más ante el Congreso, de que a pesar de la Dodd-Frank, qué tan peligroso sigue siendo Wall Street para el buen estado de la economía de Estados Unidos. Puede ser que al Presidente le preocupe su legado si Wall Street se derrumba de nuevo.

"En una audiencia del 26 de junio [2] ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, Thomas Hoenig, ex presidente de la Reserva Federal de Kansas City, y actual vicepresidente de la FDIC [Corporación Federal de Seguros a los Depósitos], declaró que los bancos más grandes están desgraciadamente descapitalizados. Dijo que Estados Unidos tiene un sistema financiero muy vulnerable. Además Hoenig considera que la Dodd-Frank es un fracaso y respalda firmemente el restablecimiento de la Glass-Steagall".

Luego el sitio electrónico británico moneymarketing.com.uk [3] concluyó su reseña de esa reunión con lo siguiente:

"La lentitud del avance en la implementación y aplicación de la Dodd-Frank ha hecho que algunos en Estados Unidos presionen para que se tomen medidas más agresivas. En julio, John McCain, ex candidato presidencial del Partido Republicano, se contó en el grupo de senadores de ambos partidos que propusieron la restauración de la Ley Glass-Steagall de 1933, que separa por completo a los bancos comerciales de los bancos de inversión, pero que fue derogada en 1999.

"McCain dijo: 'Las grandes instituciones de Wall-Street deberían tener la libertad de dedicarse a hacer transacciones de riesgos significativos, pero no con depósitos asegurados por el gobierno federal. Si se promulga la Ley Glass-Steagall del Siglo 21, no acabaría con los bancos Demasiado-Grandes-para-Quebrar. Pero si reconstruiría el muro entre la banca comercial y la de inversión, que existió por más de 60 años, restablecería la confianza en el sistema, y reduciría el riesgo para los contribuyentes estadounidenses' ".