Advierten expertos: El TPP de Obama contra China no le conviene a Chile

2 de octubre de 2013

2 de octubre de 2013 — Expertos en comercio y economía de Chile, que colaboran con la Nueva Mayoría de la campaña presidencial de la ex Presidenta Michelle Bachelet, advirtieron que la aceptación automática de los agresivos términos del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) del gobierno de Obama, podría impactar negativamente en Chile, en particular dada la "hostilidad hacia China" que implica el TPP, nación que constituye uno de los socios comerciales más importantes de Chile, con quien existe un tratado de libre comercio de larga data.

Marcos Robledo, un experto en política de relaciones exteriores que ahora trabaja con la campaña de Bachelet —para las elecciones Presidenciales que son el 17 de noviembre— advirtió en una entrevista que le dio el 7 de septiembre al periódico Diario Financiero, que Chile debe poner atención al hecho de que en China y en Asia, "el TPP ha sido recibido como una iniciativa relativamente hostil hacia China... ahí hay una dimensión que tiene que ser considerada con mucho cuidado desde el punto de vista regional", dijo Robledo, en especial por las naciones iberoamericanas que se encuentran en la región del Pacífico. China es uno de los mayores compradores de cobre y de productos agrícolas chilenos. En la negociación sobre el TPP, dijo, "hay que construir relaciones positivas y de cooperación con todos los actores, todos los actores, no solamente con algunos".

En un artículo que fue publicado en la revista peruana Caretas, el ex negociador por Chile del TPP, Rodrigo Contreras, quien renunció a su cargo el año pasado por desacuerdos en torno al modo de enfocar el TPP, de manera implícita mencionó el propósito agresivo del gobierno de Obama de imponer los planes de un tratado de libre comercio desenfrenado, cuyas normas comerciales, destacó Robledo en otra entrevista, van más allá de lo que exige la Organización Mundial del Comercio o los propios acuerdos de libre comercio que tiene Chile actualmente. Aceptar de manera automática un modelo económico concebido en base a lo que quiere el gobierno de Obama, "se convertiría en una amenaza para nuestros países", advirtió Contreras.

Además Contreras planteó que es obvio que bajo condiciones de turbulencia financiera global, es claro que todos las países involucrados en el TPP, "incluyendo los de altos ingresos", estarán "expuestos a los efectos de una eventual crisis económica". Y en estas circunstancias, dijo, "no tiene sentido liberalizar aún más los flujos de capital, privándonos de legítimas herramientas para resguardar la estabilidad en este campo". Al renunciar a su cargo como negociador del TPP el año pasado, Contreras se mostró preocupado por el hecho de que el TPP limitaría las facultades de Chile para formular sus planes públicos, controlar las instituciones financieras, y de tratar con los problemas de salud, educación y desarrollo económico.