Fuerte resistencia contra la guerra agarró desprevenida a la Casa Blanca de Obama

30 de agosto de 2013

30 de agosto de 2013 — Según fuentes cercanas a la Casa Blanca de Obama, el Presidente y sus asesores de más alto nivel fueron pescados por sorpresa por las acciones concertadas en las últimas 48 horas para darle marcha atrás a su propaganda bélica y sus planes para lanzar ataques con misiles en contra de objetivos sirios en los próximos días. El presidente Obama sale el martes 3 de septiembre para Europa y San Petesburgo a la cumbre del Grupo de los 20 (los jefes de Estado de 20 países representativos de los 5 continentes para discutir la situación económica mundial) y, según fuentes de la Casa Blanca, el esperaba haber ordenado los ataques en contra de objetivos militares sirios antes de partir. Ahora, producto de una firme contraofensiva triple en contra de su decisión política, pudiera ser que el Presidente se vea forzado a demorar la orden de atacar y posiblemente retractarse totalmente. Una fuente de inteligencia de alto nivel dijo que la paradoja de la situación era que la campaña para darle marcha atrás empezó después de que el Presidente ya había dado sus órdenes, en la tarde del viernes 23 o primeras horas del sábado 24, de que se prepararan para el ataque militar. Por lo tanto, la presión creada sobre la Casa Blanca fue para cancelar una política que ya estaba decidida, aunque todavía no se había activado.

La campaña en tres frentes para parar la guerra involucró los siguientes elementos:

* Estadistas importantes tanto militares como civiles, quienes se han pronunciado en fuertes términos en contra de cualquier acción militar de Estados Unidos, en particular si se basa en la endeble evidencia que se ha presentado hasta ahora de que Assad ordenó el uso de armas químicas. La propia declaración de Lyndon LaRouche en la mañana de ayer estaba circulando ampliamente en las instituciones de seguridad nacional y es indicativa de una campaña más amplia en contra del peligro de una guerra generalizada. Los generales Barry McCaffrey y Anthony Zinni aparecieron muy prominentemente en los noticierons de TV hoy, para advertir en contra de precipitarse a la guerra y mostrando los paralelos obvios con el fiasco en Iraq, en donde una inteligencia falsa y falsificada fueron la base de una invasión y ocupación desastrosas.

* Estudiosos del derecho internacional y constitucional, quienes han presentado sus razones de peso sobre que cualquier ataque de las fuerzas militares de EU sin la aprobación explícita del Consejo de Seguridad de la ONU sería una violación al derecho internacional y que cualquier acción sin la autorización plena del Congreso sería una violación a la Constitución de EU que amerita juicio político.

* El Congreso, en donde una tercera parte de los miembros de la Cámara de Representantes salieron exigiendo públicamente a Obama que se detenga, hasta que el Congreso vuelva a sesiones, pueda debatir y en su caso aprobar cualquier acción militar. El caracter bipartidista de las manifestaciones de las últimas 48 horas, como se reportaron ayer y hoy, es la primer señal de una actuación seria del Congreso en contra de Obama y refleja el principio de un renacimiento del sistema constitucional de separación de poderes, y de pesos y contrapesos.

Según una muy alta fuente de inteligencia, la revuelta simultánea en el Congreso de EU y en la Cámara de los Comunes en Gran Bretaña ha dejado en claro un mensaje enérgico de que es abrumadora la oposición a la guerra tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido.

El Presidente Obama había planeado dar a conocer un informe desclasificado esta tarde, aportando parte de las "pruebas" de que Assad estaba detrás del ataque del 21 de agosto con armas químicas en Ghouta, un suburbio de Damasco. Según un funcionario de inteligencia involucrado en este proceso, si no se da a conocer esta tarde este documento desclasificado, esto, en sí mismo, pudiera indicar que el Presidente se esta viendo forzado a por lo menos posponer una acción militar hasta que pueda reunir apoyo. Sin embargo, advierte que esta es una situación muy fluida, que puede cambiar hora tras hora; y Obama aún tiene una ventana de oportunidad para lanzar un ataque, a partir de que los inspectores de la ONU salgan de Siria en algún momento este sábado, hasta el momento de la salida programada de Obama de Washington el martes.