EL MOMENTO DE LA VERDAD EN ATLANTA: Es la Glass-Steagall, o ¡Estados Unidos está condenado!

14 de agosto de 2013
EL MOMENTO DE LA VERDAD EN ATLANTA:
Es la Glass-Steagall, o ¡Estados Unidos está condenado!

14 de agosto de 2013 – La declaración siguiente fue emitida el 13 de agosto por el Comité Político de LaRouche PAC para su circulación inmediata en la convención anual de la Conferencia Nacional de Legisladores Estatales (NCSL), que se reúne esta semana en Atlanta, Georgia.

Un ejército de cabilderos de Wall Street aterrizó desesperado en Atlanta para la convención anual de la Conferencia Nacional de Legisladores Estatales (NCSL en sus siglas en inglés). Para todos los legisladores que vienen a participar, la cuestión que está planteada es: ¿Vas a respaldar el restablecimiento de la Glass-Steagall, o vas a sacrificar el futuro de todo tus electores, quienes estarán condenados a una vida sin pensiones, sin servicio médico, sin empleos, solo para rescatar financieramente a un puñado de canallas de Wall Street que saquearon cada ciudad, condado y estado en Estados Unidos para salvar sus inútiles deudas de juego?

Se han introducido legislaciones para restablecer la Glass-Steagall tanto en la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos como en el Senado. Veinticinco legislaturas estatales en Estados Unidos —incluyendo los estados de California y Nueva York— introdujeron resoluciones que exhortan a sus senadores y representantes ante el Congreso a que respalden la ley Glass-Steagall.

En 1999, los grandes bancos de Wall Street gastaron 300 millones de dólares para sobornar y hacer presión al Congreso para que derogaran la ley de 1933 que dividió a los bancos "demasiado grandes para quebrar" en la época de la Depresión. Entonces, en 1933, por medio de la Comisión Pecora, los estafadores más sobresalientes de Wall Street perdieron su libertad y fueron encarcelados por evasión de impuestos y por robar los fondos de los depositantes. Hoy, el Departamento de Justicia tiene como política que son "demasiado grandes para ir a la cárcel". Los magnates de Wall Street saben que pueden literalmente evitar ser enjuiciados por asesinato, tal y como lo ilustra el caso de la ciudad de Detroit. A los ciudadanos y los empleados municipales de Detroit les robaron por medio de complejas triquiñuelas como las "permutas de tasas de interés", las cuales de hecho encubrían el fraude de la tasa LIBOR para asegurarle a los grandes bancos que sacarían ganancias mientras cada ciudad, condado y estado de Estados Unidos tendría que pagar con su vida. Solo el año pasado, ciudades y condados de Estados Unidos tuvieron que entregarle 30 mil millones de dólares a Wall Street, en tanto los servicios sociales y los sueldos se desplomaron y creció el desempleo.

El paso que se tiene que dar para detener este derrumbe de las condiciones de vida de la gran mayoría de los estadounidenses, es restablecer la Glass-Steagall. Si se aprueban los proyectos de ley que existen tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, los bancos "demasiado grandes para quebrar" serían declarados en bancarrota y separados en bancos comerciales por un lado y bancos especulativos por otro. De esa manera los contribuyentes o los depositantes ya no serían responsables por las deudas de las apuestas de los especuladores de Wall Street. Ya liberados de esas deudas por apuestas de billones de dólares, el crédito podría invertirse en la economía real para comenzar el proceso de creación de empleos productivos, infraestructura y todas las otras cosas esenciales en la vida de la cual carecen hoy demasiados estadounidenses.

La NCSL (Conferencia Nacional de Legisladores Estatales), es una organización líder, que tiene responsabilidades especiales en estos tiempos de crisis. Si quieres salvar la nación e iniciar un período de expansión económica sin precedentes, entonces debes apoyar el restablecimiento de la Glass-Steagall. Los cabilderos de Wall Street, que han estado por aquí en grandes cantidades, están aterrados de que actúes por el bien de tus electores. No pueden hacer ningún argumento en contra de la Glass-Steagall. Todo lo que les queda es hacer amenazas huecas de cómo ellos dejarán sin empleo a la gente y dejarán de dar contribuciones de campaña. Ellos saben bien que la mayoría de los estadounidenses quieren retornar a la Glass-Steagall. Los estadounidenses no están dispuestos a poner otros billones de dólares más para salvar a los criminales de Wall Street, pero eso es lo que está por suceder pronto a menos de que el Congreso por mayoría abrumadora apruebe y restablezca la Glass-Steagall.

Tus colegas en la Cámara de Representantes y en el Senado de Estados Unidos están esperando que ustedes aquí en Atlanta los respalden para que se apruebe la Glass-Steagall. Se te ha impuesto una responsabilidad histórica. Ante la desesperación y la intimidación de Wall Street, no evadas esta responsabilidad. Tú sabes bien que es lo que necesitan desesperadamente tus electores.

Llegó el momento de la verdad. Literalmente tenemos que escoger entre la Glass-Steagall, y la hambruna y el genocidio en masa.