Agarraron a Obama mintiendo al pueblo de Estados Unidos: la NSA "se sobrepasó" en su autoridad, y le mintió al tribunal de FISA

17 de agosto de 2013

17 de agosto de 2013 — En un artículo de primera página ayer, el diario Washington Post reveló, con base a una auditoria interna de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y en documentos que les proporcionó hace meses Edward Snowden, que la NSA ha sobrepasado su autoridad legal y ha violado las normas de privacidad en miles de veces cada año desde que el Congreso le concedió facultades amplias en el 2008. El artículo informa también que a los agentes de la NSA se les instruye, durante su entrenamiento, que adulteren los informes que presentan al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC, por sus siglas en inglés; el tribunal secreto creado para este fin por la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera, o FISA, por sus siglas en inglés). Pero más aún, en un artículo que acompaña a este informe, también en la primera plana, el diario revela que, contrario a lo que ha asegurado Obama, el tribunal de la FISA no tiene los medios para verificar de modo independiente lo que le dice el gobierno.

"La auditoria de la NSA obtenida por el Post, fechada en mayo de 2012, enumera 2,776 incidentes en los 12 meses anteriores de recopilación no autorizada de información, almacenaje y acceso o distribución de comunicaciones protegidas por la ley. Entre los incidentes más graves se cuenta la violación a una orden de un tribunal y el uso sin autorización de información sobre más de 3000 ciudadanos estadounidenses y de residentes extranjeros con tarjeta verde. Esta auditoría solo cuenta incidentes en las oficinas centrales de la NSA en Fort Meade y otras instalaciones en la zona de Washington. El número sería mayor si se incluye a otras unidades de la NSA y a los centros regionales de recopilación", señala el artículo del Post.

En uno de los casos, el tribunal de FISA falló en octubre de 2011 que un método de recopilación utilizado por la NSA era inconstitucional. El tribunal dijo que los métodos utilizados eran "deficientes por razones legales y constitucionales".

El informe deja muy en claro que Obama le ha mentido al pueblo de Estados Unidos. Primero, él había dicho que los miembros del Congreso fueron informados sobre el programa. El artículo señala que "menos del 10 por ciento de los legisladores emplean personal que tenga autorización de seguridad para leer informes y dar asesoría sobre el significado e importancia de los mismos".

Segundo, Obama ha dicho que todo el programa está supervisado por el Tribunal de FISA. En junio pasado, Obama dijo en una rueda de prensa que "también tenemos jueces federales que hemos colocado en sitios que no sean sujetos a presiones políticas. Tienen una gestión de por vida en tanto jueces federales, y tienen las facultades de supervisor y ver por encima de nuestros hombros, de la rama ejecutiva, para asegurar que no se abuse de estos programas".

Sin embargo, el juez que preside el Tribunal de FIS le escribió al Washington Post para dejar en claro que: "El FISC se ve forzado a confiar en la certeza de la información que se le proporciona al tribunal. El FISC no tiene la capacidad para investigar cuestiones de incumplimiento" de la ley.

Más aún, "en contraste con las docenas del personal disponible a las comisiones de inteligencia y judicial del Congreso, el tribunal de la FISA tiene cinco abogados que revisan los informes sobre violaciones a las normas", según el Post.

Los documentos que le proporcionó Snowden al Post a principios del verano, también revelan que la NSA le miente al tribunal, según la directriz que da a sus agentes.

Primero, un memorandum secreto de marzo de 2013 revela que, como la NSA no considera que la metadata es información, no reporta al tribunal las llamadas en Estados Unidos recopiladas como metada. El documento dice: "La cuestión se relacionaba SOLO con Metadata así que no hubo defectos que reportar".

Sin embargo, incluso eso es mentira, ya que según informa el Post: "La definición autorizada de información que da la NSA incluye esos registros de llamada". Y añade: "La Directiva 421 de Gestión de Señales de Inteligencia", [SIGINT, por sus siglas en ingles], "establece que la información SIGINT en bruto... incluye pero no se limita a, transcripciones sin evaluar y/o transcripciones no resumidas, síntesis, facsímiles, telex, voz y algunas formas de data generada por la computadora, tales como registros de llamadas y otras metadatos de Inteligencia de Red Digital (DNI) así como mensajes de texto DNI".

Segundo, "la NSA utiliza el término 'incidental', cuando interviene los registros de un ciudadano estadounidense mientras que investiga a un extranjero o a un ciudadano estadounidense que se cree que está involucrado en terrorismo. Sin embargo, las directrices oficiales para el personal de la NSA señalan que ese tipo de incidente, 'no constituye una... violación' y que 'no se tiene que reportar' ".

Tercero, las Instrucciones de Racionalización al Analista (Target Analyst Rationale Instructions) explican como los empleados de la NSA "deben eliminar los detalles y substituir descripciones genéricas de la evidencia y análisis detrás de sus objetivos seleccionados".

Finalmente, el Post informa que: "El gran número de incidentes de la base de datos que tiene que ver con comunicados recopiladas previamente, confirma las sospechas que se tienen desde hace tiempo de que los enormes bancos de datos de la NSA con nombres en clave tales como MARINA, PINWALE y XKEYSCORE albergan una volumen considerable de información sobre ciudadanos estadounidenses. Por lo común las identidades de las personas en Estados Unidos están cubiertas, pero los usuarios de la inteligencia pueden solicitar que se descubran, ya sea una por una o en el orden en que se encuentren".