El programa de Obama "estilo Stasi" para los empleados federales se basa en técnicas palurdas de perfilamiento

12 de julio de 2013

12 de julio de 2013 — El programa de espionaje interno de los empleados federales que está utilizando el Presidente Obama, emplea técnicas de perfilamiento conductistas anticientíficas y sin comprobación, informó el servicio de noticias McClatchy. "Las técnicas son un pilar clave del Programa Amenaza Interna, medidas enérgicas sin precedentes a nivel de todo el gobierno bajo las cuales millones de burócratas federales y contratistas tienen que estar pendientes de las personas o comportamiento de alto riesgo entre compañeros de trabajo" informa McClatchy. "Quienes no los informen enfrentan severas penalidades, incluyendo cargos penales".

Bajo el programa estilo Stasi lanzado por Obama en el 2011 (Ver 'Obama revive el 'programa de lealtad' de Truman"' [1] en la revista EIR del 7 de diciembre del 2012) se pueden iniciar investigaciones sobre seguridad cuando los empleados del gobierno reportan comportamientos sospechosos entre compañeros de trabajo, o cuando las redes de seguimiento por computadora detectan "un comportamiento sospechoso del usuario". Se les pide a los trabajadores federales y contratistas que presten especial atención al estilo de vida, actitudes y comportamiento de los compañeros de trabajo; algunas agencias les piden a sus empleados que vigilen a sus compañeros de trabajo para detectar estrés, divorcios o problemas financieros, como formas de predecir que pudieran causarle "daño a Estados Unidos".

Una guía de detección de amenaza interna del FBI le advierte al personal y gerentes de seguridad que vigilen si existe un "deseo de ayudar al 'desvalido' o una causa en particular", un "aprendiz de James Bond", o "lealtades divididas". Un informe de la firma de consultoría Deloitte identifica "varias tendencias claves que están convirtiendo a todas las organizaciones en centros particularmente susceptibles de una amenaza interna hoy". Estas tendencias incluyen una creciente insatisfacción laboral y el ingreso de empleados más jóvenes, "Gen Y" que "crecieron con la Internet" y que están "sumamente involucrados en las interconexiones sociales".

No existe comprobación de que las técnicas de perfilamiento usadas tengan algún valor de predicción. "No hay consenso entre la comunidad científica pertinente ni en el comité en relación a si cualquier técnica de vigilancia conductista o de seguimiento sicológico están listas para ser usadas en absoluto" concluye el informe del Consejo de Investigación Nacional 2008 sobre la detección de terroristas. Funcionarios gubernamentales y expertos califican estos métodos de fanatizados y simplistas, y advierte que podrían llevar a acusaciones sin base y discriminatorias.

Thomas Fingar, antiguo alto funcionario de inteligencia del Departamento de Estado, quien presidió el Consejo de Inteligencia Nacional del 2005 al 2008, dijo que "todo mundo es amateur en cuanto a observar comportamientos aquí". Fingar dijo que los compañeros de trabajo deben de estar pendientes de los problemas personales de sus compañeros pero para que reciban ayuda de consejeros, no para reportarlos como posibles violadores de la seguridad. "Simplemente porque son colegas, compañeros seres humanos" dijo.

Eric Feldman, ex inspector general de la NRO (Oficina Nacional de Reconocimiento) dijo que contar con que los trabajadores reporten los comportamientos sospechosos de sus colegas a los funcionarios de seguridad puede crear "una especie de cultura represiva" y una "respuesta estilo Stasi".

vínculos:[1]

[1] http://www.larouchepub.com/eiw/public/2012/eirv39n48-20121207/39-40_3948.pdf