Aumenta el desempleo con el descuartizamiento nazi de las naciones de Europa a manos de Londres

27 de abril de 2013

27 de abril de 2013 — EIR ha señalado repetidamente que no hay ninguna diferencia fundamental entre lo que hizo Hitler, bajo la dirección política de los británicos, con los campos de concentración, y las condiciones que se han creado intencionalmente, de nuevo bajo la dirección británica, en Grecia, España, Portugal y otras naciones del sur de Europa. El desempleo, en especial entre los jóvenes, ha llegado a tales niveles inauditos que solo muestran el descuartizamiento nazi de esas naciones.

Consideren las estadísticas recién dadas a conocer por la agencia oficial de España, la INE. El primer trimestre de 2013, otras 237,000 personas perdieron su empleo en España, lo cual eleva el total de desempleados a 6.2 millones de españoles, o sea un 27.2% de la fuerza laboral. Esto significa que 3,581 trabajadores pierden su empleo cada día. Ahora hay 1.9 millones de hogares en donde ninguno de los miembros de la familia tiene un sustento. En Andalucía, la región más populosa de España, donde se concentra la quinta parte de la población total, el desempleo oficial es de 36.8%.

El desempleo entre los jóvenes alcanzo un bárbaro 57.2%, y en algunas regiones (como las Islas Canarias, por ejemplo) llega al 70%. Más aún, 260,000 residentes (principalmente extranjeros) salieron de España en 2012, con lo cual la población total residente en España cayó en 206,000 personas, la primera vez que ocurre en la historia reciente.

Lyndon LaRouche comentó que los intereses financieros del imperio británico se están apoderando de lo que creen que pueden destruir con fuerza aplastante. Eso es lo que sucedió en Chipre. España y Grecia están siendo destruidos de manera similar, y seguirán otros. Los están eliminando uno por uno, mientras que le dicen a las naciones que están en la lista de espera: No se preocupen; ustedes no están en la lista. Como la gente que bajo el régimen de Hitler, decía que no podían oler el humo de los hornos que salía de los campos de concentración vecinos.