¿Quién cegó a Estados Unidos sobre el terrorismo chechenio?

22 de abril de 2013

22 de abril de 2013 — En cuanto a por qué las agencias de inteligencia de Estados Unidos parecen tener un punto ciego en cuanto a los terroristas chechenios, Colleen Rowley —quien ha denunciado las actividades del FBI desde adentro— apunta a la pandilla neoconservadora que fueron los mejores amigos, dentro de Estados Unidos, de los terroristas chechenios, los que se constituyeron como "Comité estadounidense para la Paz en Chechenia" (APAC, por sus siglas en inglés), y que luego reemplazaron Chechenia por "Cáucaso".

Rowley cita un artículo de John Laughland, "Los amigos estadounidenses de los chechenios: El compromiso de los neoconservadores de Washington en la guerra contra el terrorismo se evapora en Chechenia, cuya causa han hecho suya", publicado el 8 de septiembre de 2004 en el periódico británico The Guardian, en el cual se enumera a quienes trataron de exonerar al terrorismo y la brutalidad chechenia para culpar al Presidente ruso Vladimir Putin.

"Entre ellos se destacan: Richard Perle, el notorio asesor del Pentágono; Elliott Abrams, quien saltó a la fama por la operación Irán-Contra; Kenneth Adelman, que incitó a la invasión de Irak, pronosticando que sería 'pan comido'; Midge Decaer, biógrafo de Donald Rumsfeld y uno de los directores de la derechista Fundación Heritage; Frank Gaffney, del militarista Centro para la Política de Seguridad; Bruce Jackson, ex funcionario estadounidense de inteligencia militar, y por un momento vicepresidente de Lockheed Martin, y actualmente presidente del Comité Estadounidense sobre la OTAN; Michael Ledeen, miembro del American Enterprise Institute, antiguo admirador del fascismo italiano y actualmente principal proponente del cambio de régimen en Irán; y R. James Woolsey, el ex director de la CIA, que es uno de los principales animadores detrás de los planes de George Bush para remodelar el mundo musulmán según los lineamientos a favor de Estados Unidos". Rowley añade que varios de estos también recibieron dinero de la MKO (grupo iraní de oposición al régimen) a pesar de que el Departamento de Estado de Estados Unidos, oficialmente la tiene catalogada como una organización terrorista.

Rowley señaló enfáticamente los lazos entre Al Qaeda y el líder chechenio al-Khattab (un fiel seguidor de Shamil Basayev, ambos identificados por la revista EIR en 1999 como agentes clave en las redes terroristas "afgansis" operadas por los británicos). Señala que el terrorista convicto Moussaoui (ciudadano francés convicto por haber participado en la red terrorista que organizó el 11 de Septiembre de 2001) estuvo peleando y reclutando a nombre de al-Khattab, de acuerdo a la información proporcionada por la inteligencia francesa en agosto de 2001. El FBI se negó a buscar la computadora portátil de Moussaoui antes de los ataques del 11 de septiembre del 2001, porque el FBI no consideraba que los separatistas chechenios como organización terrorista para los fines de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés) y el FBI no reconocía que los lazos de Moussaoui con al-Khattab también lo vinculaban a al-Qaeda.

Rowley también identifica el "exitoso" descubrimiento hecho por Phil Shenon, ex reportero del periódico New York Times, publicado en el sitio de Internet Daily Beast el 4 de septiembre de 2011, de un memorando del FBI de abril de 2001 que puso de relieve los vínculos entre al-Khattab y Osama bin Laden, el cual fue ignorado durante la fallida investigación sobre Moussaoui previa al 11 de septiembre.

A este grupo, también podríamos añadir al equipo de Obama, que ha trabajado estrechamente con los yijadistas islámicos contra de Siria, que incluyen de manera destacada a los chechenios wahabí.