Evans-Pritchard: "La brava Irlanda es el modelo de la crueldad e insensatez de la UME"

6 de marzo de 2013

6 de marzo de 2013 — El columnista del Daily Telegraph Ambrose Evans-Pritchard atacó la falsa "historia exitosa" de la Unión Europea (UE) sobre Irlanda y escribe que Irlanda es víctima de la "crueldad e insensatez de la Unión Monetaria Europea (UME)".

En tanto que el ministro de Finanzas de Irlanda Michael Noonan alega que Irlanda es una historia exitosa, la última evaluación de la UE sobre "pobreza y exclusión social" muestra que el número de niños que están en riesgo en Irlanda es un 37.6%, peor que en Italia (32%), Grecia (31%), España (30%) o Portugal (29%). Debido a los pagos sobre su deuda externa, su déficit presupuestal sigue siendo 8% del Producto Interno Bruto (PIB) y la deuda pública es 121% del PIB este año. La inversión se ha desplomado a un 10% del PIB, la más baja registrada en toda la historia de Irlanda y actualmente la más baja en la UE. El desempleo es del 14.1%, el cual no incluye los 40,000 o 50,000 irlandeses que salen anualmente del país en busca de empleo. De los que están en las listas de desempleados, 60% han estado sin trabajo por más de un año, la tasa más alta en toda Europa.

Evans-Pritchard se refiere de nuevo al jefe del sindicado irlandés David Beggs, quien dijo la semana pasada que la UE le ha hecho más daño a Irlanda en los breves años de su membresía, que el Imperio Británico en 800 años de ocupación. "Cuando nos reunimos con la Troika, les decimos que la austeridad no funciona y ellos nos dicen que si funciona. Es un diálogo de sordos", cita Evans-Pritchard a Begg, quien también dijo que la forma en que funciona la zona del euro, consiste en que "toda la carga de los costos del ajuste" recaen en los trabajadores y que la forma en que funciona la supuesta "devaluación interna" es aumentando el desempleo.

Cita a Begg en el sentido de que "este desprecio despiadado por la justicia distributiva —que hemos presenciado en este país en los últimos cinco años— es un error fatal" dijo. "Por buena parte de su historia, la integración europea ha procedido en base a un 'Consenso de Tolerancia'. Los ciudadanos europeos pensaron que era algo bueno o al menos que no causaba daño. Yo dudo que se crea esto actualmente. De lo que he escuchado en los círculos en los cuales me muevo, el movimiento laboral actual está descontento con el proyecto europeo" dijo.

"Qué va a suceder cuando la población finalmente se dé cuenta de que están atrapados en una espiral de deflación y deuda. Pudiéramos estar llegando al punto decisivo" dijo Begg.