Gobierno británico le paga $3.2 millones a líder del GCIL

5 de enero de 2013

5 de enero de 2013 — Según la agencia de prensa británica Reuters el 13 de diciembre el gobierno británico acordó pagarle más de 2 millones de libras esterlinas ($3.2 millones de dólares) a Sami al-Saadi, quien había demandado al gobierno británico por haber participado con la CIA, quien lo capturó, en su detención y entrega a Libia en el 2004. Al-Saadi es miembro fundador del Grupo Combatiente Islámico Libio (GCIL), que fue clasificado como Organización Terrorista Extranjera (OTE) por el Departamento de Estado de EU, el Consejo de Seguridad de la ONU y el Ministerio del Interior del Reino Unido.

Como lo ha informado LaRouche PAC, el GCIL fue fundado en Afganistán en donde combatió junto con Osama bin Laden en contra de la Unión Soviética a fines de los 1980 y principios de los 1990. Al-Saadi, a quien se describe como el líder espiritual del GCIL, combatió en Kabul en contra de las fuerzas de EU que invadieron Afganistán en el 2001 después del 11 de septiembre. El líder del Talibán, Mullah Omar, lo calificó en una ocasión de "Jeque de los árabes".

Al-Saadi vivió 4 años en el Reino Unido, a partir de 1994. De 1995 a 1998, el MI6 trabajó junto con el GCIL en un complot para asesinar a Gadafi. En el 2004, cuando al-Saadi fue aprehendido y entregado por la CIA a Libia, el gobierno británico de Tony Blair se había reconciliado con Gadafi. Al-Saadi estuvo encarcelado en Libia desde el 2004 hasta que fueron liberados, el y otros, en marzo del 2010, por iniciativa de Tony Blair y sus aliados saudíes-qataríes quienes propusieron que se liberara a los miembros del GCIL de prisión si se reconciliaban con Gadafi. Antes de un año quedó claro que Blair le había asestado una puñada por la espalda a Gadafi y de nuevo estaba promoviendo su derrocamiento y asesinato con el aparato del GCIL que el mismo Blair había convencido a Gadafi que debía liberar de prisión.

Al lograr el acuerdo, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido dijo: "Podemos confirmar que el gobierno y los otros acusados han llegado a un acuerdo con el demandante. No se admite ninguna responsabilidad y no se encontraron bases para ningún juicio sobre responsabilidades".

En el tiempo en que al-Saadi fue enviado de regreso a Libia, el emir del GCIL, Abdel Hakim Belhadj también había sido aprehendido por la CIA en Asia y regresado a Libia. Belhadj quien encabezó la oposición a Gadafi apoyado por los británicos, los sauditas y Obama, también demandó al gobierno británico. Después de escuchar el arreglo al que se llegó en el caso de al-Saadi, Belhadj dijo que el iba a continuar con su acción legal.