Voz de Rusia: los rebeldes sirios están perdiendo, pero eso no les importa a EU o Turquía

27 de agosto de 2012

26 de agosto de 2012 — Los rebeldes en Siria están perdiendo terreno tanto en Aleppo como en Damasco, pero esa realidad en el campo de batalla no ha hecho más que hacer que el gobierno de Obama se mueva aún más desesperadamente para conspirar con sus aliados turcos para tratar de derrocar al gobierno de Assad. Ese es el tema de un comentario publicado en la Voz de Rusia del 25 de agosto, el cual recoge el Journal of Turkish Weekly. El comentario traza la diferencia entre la política de cambio de régimen de EU y la política de diplomacia que lleva a cabo Rusia. Voz de Rusia informa que funcionarios de EU y de Turquía sostuvieron su primera reunión de "planificación operativa" en Ankara el 24 de agosto, contando con diplomáticos y oficiales militares de ambos lados. No se dio a conocer el resultado de la reunión pero "es evidente, sin embargo, que la agenda de las pláticas se enfocaron en coordinar respuestas militares, de inteligencia y políticas ante las tensiones en Siria". Agrega que durante la reunión, EU y Turquía acordaron crear un "escudo de inteligencia" para evitar que militantes del PKK y de Al Qaeda entren en territorio turco.

Por otro lado, Rusia cree que Siria debe recibir un tipo de apoyo diferente. El viceprimer ministro de Siria estuvo en Moscú esta semana pasada, en donde las pláticas se enfocaron en las condiciones para un cese al fuego, la liberación de los prisioneros y rehenes políticos, el libre tránsito de la ayuda humanitaria, y pláticas de paz entre los grupos de oposición y el gobierno. El Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov insistió en que no hay otra forma de lograr la paz que no sea mediante la reconciliación nacional.

Mientras tanto, el enviado especial de la ONU, Lakdar Brahimi hizo su primera aparición en la ONU desde su nombramiento en reemplazo de Kofi Annan, quien renunció ante la frustración por la falta de apoyo internacional a su misión. Dijo que el pueblo sirio "va a ser nuestro amo", enfatizó la importancia de la unidad del Consejo de Seguridad y dijo que nadie apoya la intervención militar. "Soy un pacifista" dijo. "Por definición, si yo empiezo a hablar de intervención militar, eso es reconocer que hay un fracaso, no un fracaso personal sino un fracaso del proceso de paz". Por supuesto, Francia, que tiene ahora la presidencia rotativa del Consejo de Seguridad de la ONU dijo el 23 de agosto que se prepara para apoyar una zona de exclusión de vuelos.