Rep. Walter Jones al Presidente Obama: "Obedezca nuestra Constitución"

31 de agosto de 2012

El siguiente es el texto de una carta que envió por correo electrónico el congresista republicano de Carolina del Norte, Walter Jones, el 30 de agosto de 2012 al despacho de Asuntos Legislativos de la Casa Blanca, cuyo original fue enviado directamente a la Casa Blanca.

Estimado Señor Presidente:

Le escribo esta carta debido a la grave preocupación de que de nuevo lleve usted a nuestra nación hacia una guerra sin la autorización del Congreso. En tanto que aumentan las tensiones y la retórica en Siria e Irán, la facultad para declarar la guerra sigue conferida al Congreso. Ninguna resolución de las Naciones Unidas ni de la OTAN puede sustituir la facultad que se la ha confiado cuidadosamente a los representantes del pueblo estadounidense.

En Corea, Yugoslavia, o Libia, los presidentes han hecho caso omiso de la Constitución y han enviado a estadounidenses a la guerra sin la autorización del Congreso. Con el propósito de impedir una mayor usurpación por el poder ejecutivo, he introducido en la Cámara de Representantes la Resolución Concurrente 107. Mi Resolución establece:

"Excepto en respuesta a un ataque efectivo o inminente contra el territorio de Estados Unidos, el empleo de la fuerza militar ofensiva por parte de un Presidente sin la autorización previa y patente de una Ley del Congreso viola la facultad exclusiva del Congreso para declarar la guerra según el Artículo I, Sección 8, Cláusula 11 de la Constitución y por lo tanto constituye un delito grave y falta leve que es susceptible de juicio político según el Artículo II, Sección 4 de la Constitución".

Lo anterior simplemente repite lo que dice la Constitución. Nuestros padres fundadores tuvieron la perspectiva singular de haber vivido las guerras de preferencia libradas por un rey. Como escribió James Madison, permitir que solo el Presidente lleve al país a una guerra sería “demasiada tentación para un solo hombre".

Fuera de un ataque efectivo o inminente sobre Estados Unidos, el único precursor de la guerra puede ser la autorización del Congreso. Le hago un llamado para que obedezca nuestra Constitución y confíe en los representantes de nuestro país para decidir cuando es necesaria una guerra. No hay mayor responsabilidad que enviar a nuestros hijos e hijas a la guerra. Esa responsabilidad sigue siendo del Congreso de Estados Unidos.

Sinceramente,

Walter B. Jones

Miembro del Congreso.