34 agentes de seguridad altamente calificados fueron sacados de Libia antes del 11 de septiembre

10 de octubre de 2012

9 de octubre de 2012 — Los noticieros CBS y ABC News sacaron al aire sendas entrevistas con el teniente coronel Andy Wood, un Boina Verde del Ejército quien encabezó un Equipo de Seguridad en Sitio (SST, por sus siglas en inglés) en Libia de febrero a agosto de este año. Según Wood en total fueron sacados de Libia 34 agentes de seguridad del gobierno estadounidense altamente entrenados, organizados en tres SST y un Equipo de Despliegue Móvil de Seguridad del Departamento de Estado, en los seis meses previos al ataque del 11 de septiembre del 2012 contra el consulado en Benghazi en el que fueron asesinados el embajador Chris Stevens y otros tres diplomáticos estadounidenses. Según Wood, quien va a presentar testimonio el 10 de octubre ante la Comisión sobre Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes, el estaba en contacto diario con el embajador Stevens y la preocupación era cada vez mayor sobre el deterioro en la situación de seguridad en el lugar, en la medida en que Libia descendía "en el caos". Hubo repetidas solicitudes para aumentar efectivamente la seguridad en el país, pero, según Wood, "Main State" se negó a extender los despliegues de ninguno de los equipos de seguridad. El efecto neto fue que 34 agentes de seguridad del gobierno estadounidense altamente entrenados fueron sacados de Libia en los seis meses previos al ataque del 11 de septiembre.

El informe de Wood fue corroborado por el congresista Jason Chaffets (R-Utah), presidente de la subcomisión de Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes quien ha tomado la iniciativa de investigar la falla de seguridad en Benghazi. El 6 de octubre el representante Chaffetz estuvo en Trípoli, en donde entrevistó a funcionarios de seguridad y obtuvo documentos, que corroboran que la misión de EU en Libia había solicitado más personal de seguridad. En entrevista con el Daily Beast del 7 de octubre, informó que "a los oficiales de seguridad regionales se les negó sus solicitudes de más personal y mejoras en la seguridad para los cuatro edificios y el perímetro de seguridad de la misión de EU en Benghazi".

Según ABC los funcionarios del Departamento de Estado contactados por la red dijeron que el ataque al consulado fue "tan letal y abrumador" que la seguridad adicional solicitada no hubiera podido evitar el asalto mortal. Esto, por supuesto, está muy lejos de las mentiras de Susan Rice y otros clones de Obama en la semana posterior al ataque, quienes alegaron que el incidente fue producto de la protesta espontánea por la película antiislámica y que no había tenido nada que ver con el 11 de septiembre o con al-Qaeda.