El acercamiento de la Presidente de Argentina con Soros es un error craso

9 de octubre de 2012

El acercamiento de la Presidente de Argentina con Soros es un error craso

4 de octubre de 2012 — En el momento en que está bajo ataques cada vez más violentos por parte de los fondos buitres especuladores de la City de Londres, cuyos representantes amenazan con derrocar a su gobierno y hasta con asesinarla (ver nota aparte), la Presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha cometido el error craso de acercarse al especulador multimillonario del imperio británico y cabecilla de la campaña por la legalización de las drogas, George Soros, cuya campaña para acabar con la soberanía nacional y entregarla al saqueo indiscriminado se diferencia en nada de lo que buscan los buitres que posan de "línea dura".

El 25 de septiembre, Fernández se reunió con Soros por una hora en Nueva York, durante su visita a la Asamblea General de las Naciones Unidas, en una reunión con la "agenda abierta", en la que se reporta que discutieron "el futuro muy promisorio" de Argentina en la producción mundial. Pero, informó la Presidente, "también quería saber su opinión sobre la situación internacional".

Gran error. Al acercarse a Soros, entrenado por los nazis, la Presidente de Argentina abre un flanco vulnerable, que se vuelve más peligroso por su confianza en el aliado cercano de Soros, el economista Joseph Stiglitz, en cuanto a asesoría política. Una fuente sudamericana de alto nivel le dijo a este servicio noticioso que él personalmente había visto a Stiglitz actuando a nombre de Soros directamente para sabotear los esfuerzos del sector en vías de desarrollo por reestructurar y repudiar la deuda ilegítima, incluyendo el arreglar cenas privadas con Soros para discutir con representantes del sector en desarrollo.

Los aliados de Soros en Argentina, entre ellos el alto asesor del gobierno y antiguo terrorista Montonero, Horacio Verbitsky, están también detrás de la campaña para hacer que el Congreso de Argentina apruebe la legalización de las drogas.

El engaño en la forma de pensar de la Presidente se puso de manifiesto en el comentario del Ministro de Planificación e Inversiones Julio De Vido, un viejo aliado cercano tanto de Néstor como de Cristina Kirchner y asesor clave sobre política económica. Durante su visita a Rusia el 1 de octubre, De Vido respondió a las acusaciones de Londres y de Wall Street de que Argentina se está aislando del mundo, argumentando que la reunión de la presidenta con Soros en Nueva York era un ejemplo excelente de cómo ella está actuando positivamente para abrir el país a un mayor contacto con el extranjero.