El asesinato de un embajador estadounidense en Benghazi tiene que tumbar a Obama

6 de octubre de 2012

6 de octubre de 2012 — La negligencia temeraria del gobierno de Obama con respecto de la seguridad de su embajador en Benghazi ha reventado de manera explosiva, luego de que los reporteros de los diarios Washington Post y The New York Times documentaron desde el terreno de los hechos las numerosas amenazas a la embajada que no fueron atendidas. A pesar del hecho de que los reporteros han estado en el terreno desde hace días, no fue sino hasta el jueves 4 de octubre que el FBI se atrevió a ir a Benghazi en donde estuvieron por un total de 5 horas, antes de salir en aviones de transporte militar. Normalmente, según informa el Washington Post, se hubieran quedado semanas para entrevistar testigos en la escena del crimen o en un país extranjero en donde hubo una "muerte sospechosa" de un ciudadano estadounidense.

Michael Birnbaum, del Washington Post, reportó desde el sitio en Benghazi el viernes 5:

1) Se hicieron un sinnúmero de informes al gobierno de Obama sobre la inadecuada seguridad en Benghazi. Cuando menos 3 guardias de seguridad libios le dijeron a Birnbaum que se habían reunido con funcionarios estadounidenses para manifestarles su preocupación sobre la seguridad de la embajada, y dos de ellos lo hicieron el mismo 11 de septiembre;

2) Una instrucción impartida el 9 de septiembre decía que en el caso de un ataque, la Brigada Mártires del 17 de Febrero (una milicia contratada para proporcionar seguridad, debido a que no hay policía en Benghazi), llamaría para pedir respaldo a elementos de sus filas. En vez de eso, también llamaron a otro grupo miliciano, el Rafallah al-Sehati, uno de cuyos líderes se considera a si mismo "yihadista".

3) El plan sobre cómo reaccionar ante un asalto señalaba que la primer acción debía ser garantizar la seguridad del embajador. Esto no se hizo. Se encontraron regados por el piso de las instalaciones las directivas del protocolo de seguridad americano que estaban originalmente colgados en la pared sobre hojas laminadas. El plan era del 2011 y muchos números de teléfono ya eran anacrónicos.

4) En la pared estaba fijado un informe con una lista de los incidentes de seguridad en Benghazi, indicando los ataques, explosiones y batallas entre el 1 de junio 2011 y el 2 de septiembre de 2012. De los 38 incidentes, 27 habían ocurrido desde el 26 de julio de 2012.

5) Los guardias libios contratados para cuidar la embajada de EU, le dijeron a Birnbaum que los habían entrenado para ataques pequeños a una sola entrada, no asaltos a gran escala con armas pesadas y desde tres sitios distintos.

6) El 11 de septiembre, un guardia libio contratado por la compañía británica Blue Mountain, dijo que le había comunicado a funcionarios de EU que el único carro de policía libio estacionado fuera de las instalaciones del consulado no era suficiente: "Necesitamos muchos carros de las fuerzas armadas".

7) El FBI estuvo menos de cinco horas en Benghazi en su primera visita desde que mataron a Stevens, y luego se fueron. Los investigadores estuvieron como una hora en la embajada, y luego visitaron un bazar de "dos denarios", supuestamente para buscar artículos robados del consulado, de acuerdo al vocero del Ministerio del Interior en Libia oriental, Azzdeen Alfizany.

8) El The New York Times informó que el FBI tiene ahora en Trípoli agentes de su división de seguridad nacional y de las oficinas de campo de Nueva York, quienes están custodiados por 50 infantes de marina de élite. El FBI está operando sin respaldo de la CIA, debido a que los agentes y contratistas de la CIA fueron evacuados de Benghazi.

9) El The New York Times informó que los agentes del FBI que finalmente llegaron a Benghazi, llegaron en un avión de transporte militar C-130, y fueron trasladados a la embajada en vehículos blindados. Un veterano agente de la ley dijo que las pruebas estaban tan "viciadas" que será muy difícil vincular las evidencias a los atacantes. Los saqueadores, buscadores de curiosidades y periodistas han estado en el lugar de los hechos desde el 11 de septiembre.