Los británicos huyeron de Benghazi en junio ante las amenazas; ¿dónde estaba el Comandante en Jefe Obama?

2 de octubre de 2012

2 de octubre de 2012 — Mientras los británicos huían de Benghazi en junio de 2012 debido al peligro terrorista, Estados Unidos estaba contratando una firma privada de seguridad británica, Blue Mountain, para "proteger" a los diplomáticos y las instalaciones en esa misma ciudad, poniendo por lo tanto en peligro al embajador Chris Stevens quien fue asesinado en el nuevo 11 de septiembre. Ahora ha quedado bien establecido que el Comité Internacional de la Cruz Roja, las operaciones del director en el país de las Naciones Unidas para el este de Libia y las oficinas del gobierno británico en Benghazi estaban totalmente clausurados desde por lo menos junio del 2012, en tanto que las instalaciones y el personal de Estados Unidos se dejó sin protección adecuada y continuaron operando hasta que el embajador Stevens y los otros fueron asesinados el 11 de septiembre del 2012.

La salida de los británicos de Benghazi y otras organizaciones están entre las señales peligrosas que ignoró el gobierno de Obama y por las que ahora miente, creando un expediente innegable para el enjuiciamiento político de Obama.

El artículo del 30 de septiembre en el diario New York Times informa sobre algunos otros detalles que indican que posiblemente los ataques fueron "un trabajo interno". Según las declaraciones del padre de David Ubben, Rex Ubben, uno de los guardias de seguridad del embajador Stevens que sobrevivió, y quien está ahora en el hospital militar Walter Reed en Bethesda, Maryland, al ataque a la misión le siguió de inmediato un ataque con mortero a la instalación de la supuesta casa de seguridad secreta. Según Rex Ubben, quien habló con el New York Times, una vez que los estadounidenses estaban "seguros" en el complejo, "el primer mortero se quedó corto pero los siguientes dos lograron sus objetivos en rápida sucesión" en palabras del NYT.

Otro testigo, Fathi el-Obeidi, un libio que ayudó a evacuar a los estadounidenses, le dijo al Times: "Había tres villas dentro [del complejo de seguridad] y las paredes son altas y la única casa que fue atacada fue la casa en donde estábamos nosotros".

El Daily Telegraph de Gran Bretaña informó el 30 de septiembre, que se está investigando a Blue Mountain por los ataques y que el empleador británico de Blue Mountain que manejaba a los subcontratistas libios no armados "abandonó Benghazi poco después del ataque". El Telegraph informa que "los representantes de Blue Mountain colgaron el teléfono cuando el Daily Telegraph se puso en contacto con sus oficinas matrices" para hablar sobre el incidente.