Un científico mexicano colabora con Curiosity sobre la vida en Marte; "La meteorología de Marte en las escuelas" españolas

15 de agosto de 2012

Un científico mexicano colabora con Curiosity sobre la vida en Marte; "La meteorología de Marte en las escuelas" españolas

15 de agosto de 2012 – En México, los medios noticiosos han informado con gran entusiasmo la colaboración destacada de un científico mexicano de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en las investigaciones que realizará Curiosity con relación a las perspectivas de vida en Marte. "La UNAM llegó a Marte con el Robot Curiosity", anunció con orgullo en un boletín de prensa el 7 de agosto la Fundación de la UNAM. El astrobiólogo mexicano, Rafael Navarro-González, del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, en Ciudad de México, está trabajando desde el Centro de la Misión en Marte, en Pasadena, por tres meses, pero cuando llegue noviembre, continuará analizando los datos del suelo de Marte buscando señas de compuestos orgánicos e identificar su origen, sea este biótico o abiótico —si es que se encuentran— en el laboratorio que se estableció en la UNAM precisamente para ese propósito, le informó a los periodista del Grupo Reforma. Desde mediados del 2000, el doctor Navarro encabezó un equipo que "descubrió que fue lo que evitó que se detectara el material [biótico] en las misiones anteriores", que el explica en otras entrevistas, y que en base a los experimentos que realizó en el desierto de Atacama, en Chile, la NASA modificó el diseño de sus experimentos de modo que no se repitieran los mismos errores, y adoptó la NASA las recomendaciones del doctor Navarro.

El entusiasmo que ha desatado Curiosity a nivel internacional, en el caso de España llegó al salón de clases. Estudiantes españoles seleccionados de educación media tendrán acceso directo a la información sobre el clima y el medio ambiente que el Curiosity estará enviando a la Tierra, gracias al programa "La meteorología de Marte en las escuelas" de la agencia espacial de España, el Centro de Astrobiología (CAB), asociado al Instituto de Astrobiología de la NASA.

Cuando comience el año escolar, el CAB distribuirá unidades de observación del clima a 50 escuelas que fueron seleccionadas en todo el país, donde equipos pequeños de estudiantes entre 12 y 16 años de edad, cada grupo guiado por un maestro como tutor, seguirá los datos enviados a diario por el Curiosity. El CAB diseño y produjo la Estación de Monitoreo del Medio Ambiente del Robot Curiosity (REMS en sus siglas en inglés), y dirige la recepción y el análisis de los datos que recabará sobre la presión atmosférica de Marte, la humedad relativa, el aire y la temperatura del suelo, la velocidad del viento y su dirección, y la radiación ultravioleta. Esos datos le serán dados a las escuelas seleccionadas, y al finalizar el año escolar de 2012-2013, cada equipo entregará el registro que hizo de estos datos, y un video en el que describen las actividades que llevaron a cabo. El equipo cuyo informe sea juzgado como el de mayor rigor científico y el más original será invitado a participar en las actividades que realiza la REMS en la sala de control central del Centro de Astrobiología.

Inglaterra también tiene a sus colaboradores en el proyecto, y también lo anuncian con entusiasmo. El diario Daily Telegraph publicó una corta "visita guiada" por la Universidad de Leicaster, con el doctor John Bridges, quien está trabajando en el proyecto del Curiosity, sobre la importancia de algunas de las primeras fotografías de Marte que fueron enviadas por el robot a la Tierra. El dijo que los instrumentos orbitales son fabulosos, pero nada supera el entusiasmo científico de llegar y aterrizar en el suelo y ver las cosas de cerca.