Declaración de Lyndon LaRouche: A las instituciones prominentes de los gobiernos pertinentes de las naciones transatlánticas

30 de junio de 2012

Declaración de Lyndon LaRouche

 

A las instituciones prominentes de los gobiernos pertinentes de las naciones transatlánticas

29 de junio de 2012

En este momento, los principales gobiernos nacionales y las instituciones financieras descollantes relacionadas del mundo transatlántico, más notablemente Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, expresan cada uno la necesidad inmediata de rescatar las deudas impagables de las naciones y de la banca privada y sistemas financieros principales relacionadas de sus respectivas naciones, que están quebrados sin remedio, y siguen todavía negándose a tolerar el único medio por el cual esas naciones no se desintegrarán casi de inmediato sin la iniciativa estadounidense para la realización inmediata de una ley Glass-Steagall que rescate los sistemas financieros de las regiones pertinentes del planeta.

Sin embargo las mismas instituciones financieras y gubernamentales que no tienen capacidad para rescatar los sistemas financieros de sus naciones respectivas e instituciones privadas claves relacionadas, exigen acciones que harían estallar a las instituciones financieras y gubernamentales de sus zonas respectivas del planeta, al prohibir las únicas acciones que podrían impedir un colapso prácticamente inmediato de reacción en cadena de las naciones principales de la región transatlántica del mundo.

La única certeza en tal comportamiento de esos gobiernos e instituciones relacionadas de esta región transatlántica, es que las instituciones pertinentes deben estar dementes colectivamente, o que hay una mentira monstruosa detrás de la demencia genocida que definen los actuales planes de "rescate".

Se pretende que el resto de la población sean las víctimas de un plan de asesinato en masa mucho mayor del cual se acusó en su contra al derrotado régimen nazi.

O si no, las partes pertinentes están simplemente dementes clínicamente, y en ese respecto se les debe destituir del poder de inmediato.

- - Lyndon H. LaRouche, Jr.