Putin y Cristina Fernández analizaron un emocionante potencial de cooperación

23 de junio de 2012

23 de junio de 2012 — El 19 de junio, durante la cumbre del Grupo de los 20, en Los Cabos, México, el Presidente de Rusia Vladimir Putin y la Presidente de Argentina Cristina Fernández de Kirchner, repasaron varias áreas estratégicas importantes en las que los dos gobiernos quieren ampliar su cooperación. Esto debe haber puesto histéricos a los británicos.

Putin invitó a Fernández para que aproveche la ocasión de la próxima cumbre del G-20 en septiembre de 2013 que será en Moscú —a Rusia le toca ahora la presidencia del G20— para que pase varios días en Rusia en una visita de Estado, de manera de que pueda verdaderamente conocer el país. Así mismo, Fernández invitó a Putin a que visite a Argentina.

Según el informativo Russia Today del jueves 21, los dos jefes de Estado hablaron sobre los hidrocarburos y la energía nuclear, el transporte y el desarrollo de una red ferroviaria, y la agricultura y la agroindustria como áreas claves para una mayor cooperación. Hay informes sobre negociaciones que están en marcha tanto en Moscú como en Argentina entre funcionarios importantes de cada uno de estos sectores.

Funcionarios de la compañía rusa Gazprom informaron desde Moscú que tienen la intención de ponerse en contacto con la nueva directiva de YPF, la recientemente renacionalizada compañía petrolero argentina, para discutir sobre un plan de trabajo específico de cooperación en exploración con la YPF a través del Mercosur (Mercado Común de Sudamérica), que incluye a Brasil, Uruguay y Paraguay.

Gazprom tiene especial interés en trabajar con Argentina en la explotación del enorme depósito de gas en Vaca Muerta en la Patagonia, en la exploración de los depósitos bituminosos submarinos en la plataforma continental argentina, y también en varios proyectos petroleros conjuntos en Rusia.

Así mismo, la cooperación en el desarrollo de la energía nuclear es uno de los puntos importantes en el programa. Funcionarios de Rosatom, la agencia rusa de energía nuclear, ya están discutiendo con los directivos de la NASA de Argentina, la agencia que supervisa la construcción de los reactores en Argentina, así como también con la compañía de tecnología del estado, INVAP, para evaluar la participación rusa en la construcción de los dos reactores de cuarta generación que Argentina quiere construir.

También es crucial la invitación que funcionarios argentinos le hicieran a la compañía estatal rusa de ferrocarriles para participar en la modernización de las vías ferroviarias argentinas. Se espera que una delegación de funcionarios rusos de esa agencia llegue de visita a Argentina en poco tiempo para comenzar negociaciones tanto con líderes del sector público y del sector privado. Los proyectos incluyen el mejoramiento y la actualización de ciertas líneas específicas con nuevas tecnologías, como también la revitalización de las fábricas de los ferrocarriles que históricamente se ha utilizado para entrenar y actualizar al personal. Inclusive, grandes proyectos como una red ferroviaria bioceánica y la construcción de líneas subterráneas, son parte del programa.

Putin quisiera que Argentina provea la tecnología y el conocimiento para desarrollar la agricultura y la industria ganadera rusas, incluyendo la cría de los animales y su comercio. Los técnicos y expertos en agricultura argentinos ya están planeando hacer viajes a Riazan y Smolensk para empezar a trabajar en estas áreas. La asistencia de Argentina en el procesamiento y la comercialización de la soya es otra área de cooperación sobre la cual ha habido conversaciones entre grupos empresariales de ambos países. Argentina es un suplidor clave de soya para Rusia y para China.