Mentiras y verdades de la reunión del Consejo de Seguridad sobre Siria. Rusia detiene la guerra de nuevo

30 de may de 2012

 

30 de mayo de 2012 — Rusia frenó por ahora el plan de guerra británico contra Siria este domingo 27 en la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, solicitada por Rusia a raíz de la masacre ocurrida en Houla, Siria, donde murieron más de 100 personas, entre ellos 40 mujeres y 34 niños. Rusia solicitó la reunión de emergencia para detener el intento de Gran Bretaña, Francia y Obama de culpar automáticamente al gobierno sirio por la violencia y la masacre para dar por terminada la misión de Annan e iniciar una operación militar como la que se hizo en Libia para derrocar al gobierno de Assad. Pero en vez del plan británico, el Consejo de Seguridad recibió un informe del general noruego Robert Mood, jefe de la misión de observadores de la ONU, a solicitud de Rusia. Mood dijo que la evidencia era sumamente "turbia" en cuanto a lo sucedido en Houla, y se hizo un llamado para que la misión de Annan conduzca una investigación a fondo sobre el incidente en Houla.

Antes de que se anunciara la realización de dicha investigación, el gobierno sirio por su cuenta condenó la masacre de Houla y anunció que se llevaría a cabo una investigación a fondo con una comisión independiente para llegar a los responsables. El gobierno sirio confirmó los informes sobre los muertos y rechazó cualquier responsabilidad por la masacre, y denunció a los terroristas como responsables de los asesinatos.

Pero ya la campaña de propaganda contra el régimen sirio está en marcha. Incluso antes de que concluyera la sesión, apenas terminó la sesión a puertas cerradas, los representantes británicos, franceses y alemanes ante el Consejo de Seguridad corrieron a la sala de prensa para aventurar la mentira de que se había hallado culpable a Siria de la masacre, y de inmediato todos los medios informativos controlados por los británicos y los sauditas en la prensa árabe difundieron la mentira.

No obstante, el enviado ruso ante la ONU, Alexander Pankin, y el enviado sirio ante la ONU, el embajador Bashar al Jaafari, siguieron de inmediato para establecer la verdad. La representante de Obama, Susan Rice, no se asomó para dejar el protagonismo a los británicos y franceses.

EIR siguió paso a paso todas esas declaraciones, muchas de las cuales no se transcribieron. La realidad es que todos esos encabezados de prensa que salieron de inmediato sobre la masacre donde supuestamente el Consejo de Seguridad de la ONU culpó al gobierno sirio, son completamente falsas. No tienen ningún sustento en la realidad. Y el cuento que sacó el New York Times el domingo, de que Obama va a convencer a Putin para que haga que el presidente Sirio Assad renuncie, es completamente pura propaganda falsa. Pura desinformación típica de una campaña de guerra, campaña que ya estaba lista desde el viernes 25, incluso antes de que ocurriese la masacre, como se manifiesta con la declaración de la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, de que Estados Unidos va a apelar al Capítulo 7 de la ONU (que respalda el uso de la fuerza contra una nación miembro) en cuanto terminen los 90 días de la misión de Annan, ¡independientemente de las conclusiones de dicha misión!

En general, la declaración del domingo 27 del Consejo de Seguridad de la ONU (CSONU) está torcida en tanto que declara al gobierno de Siria en violación del cese al fuego negociado por Annan, debido a la evidencia de que había tanques en Houla, pero la declaración también manda una investigación del incidente porque mujeres y niños fueron asesinadas a quemarropa y a cuchilladas, no asesinadas con fuego de artillería. En el informe por video que dio el general Mood al CSONU, a solicitud de Rusia, dijo que muchos de los civiles muertos no murieron por los tanques ni por fuego de artillería, sino a quemarropa de manera brutal.

El embajador Pankin le dijo a los periodistas que Mood había "establecido que había tanques" en Houla, "sin embargo, el [Mood] no vincula los bombardeos con el número de muertos. Había una fuerza operando en esa villa ", recalcó Pankin, y les señaló específicamente a los periodistas que los anteriores miembros del CSONU que habían hablado no dijeron lo correcto. Pankin señaló que es muy importante que el Consejo de Seguridad siga respaldando con firmeza el Plan de Annan, y que habrá un informe de la investigación que realizarán los observadores del general Mood y se presentaría a más tardar el miércoles 30.

Pankin dijo también que "nosotros [Rusia] vemos que hay una tercera fuerza terrorista o intervención extranjera" que quiere ver que los rebeldes "avancen hacia un fin triunfante". Informó así mismo que él había planteado la pregunta al general Mood sobre "a que interés serviría [este incidente], porque nosotros no creemos que el gobierno sirio estaría inclinado a hacer eso" precisamente antes de la visita programada por Annan. Y a la pregunta de "entonces ¿quién lo hizo?", Pankin dijo que "se puede pensar en una provocación o en la infiltración de ciertos elementos".

Inmediatamente después de Pankin, habló Jaafariy, quien comenzó haciendo una condena de la masacre y respaldando la carta del Consejo de Seguridad de la ONU que abre la investigación de este incidente horrible. Luego denunció a los voceros británicos y alemanes específicamente por distorsionar la carta del CSONU y mentirle a la prensa sobre lo que sucedió en la reunión. Luego el embajador Jaafari hizo un relato detallado del asalto armado por parte de las fuerzas contrarias al régimen de Assad en la villa de Houla, el cual duró nueve horas, y se extendió a otras dos villas vecinas. Los rebeldes armados conducían camiones y portaban armas antitanques, morteros y armas automáticas. Indicó que se trataba de un grupo de unos 200 a 300 rebeldes armados que se concentraron en Houla provenientes de diversas partes, en ataque planeado premeditado que comenzó con asaltos en cinco localidades policiales. Fue una operación militar completa, señaló.

El embajador Jaafari confirmó que fueron asesinados 114 civiles. Recalcó que la declaración del CSONU utilizó el lenguaje del general Mood y que no había nada en el que culpase al gobierno sirio. Destacó que la mayoría de los asesinatos se llevaron a cabo a quemarropa y declaró que el gobierno sirio no ahorrara ningún esfuerzo para llegar a la verdad del asunto. Asímismo, prometió que la investigación independiente siria se concluiría en tres días y se compartiría el resultado plenamente con el general Mood y su equipo de observadores.