Los anglo-sauditas alimentan una guerra civil en Líbano; el Ministerio del Interior pide declarar el estado de emergencia

23 de may de 2012

23 de mayo de 2012 — En las últimas 24 horas se ha venido intensificando la violencia en Líbano a cada minuto, hasta alcanzar el estado de emergencia. Lo que le echó combustible a la violencia fueron dos incidentes graves el martes, que llevaron al ministro del Interior Marwan Charbel a pedir un "Estado de Emergencia Política" y a la decisión sobre si imponer un estado de "emergencia militar". Charbel dijo que "todos los partidos políticos tienen que tomar la decisión política de no proteger más [con inmunidad] a ningún grupo de hombres armados" bajo su control —dado que todos los grupos sectarios tienen milicias armadas— con el fin de que las fuerzas de seguridad del gobierno puedan retomar el control de las calles.

Los dos incidentes del martes 22 de mayo, que atizaron la situación ya sangrienta fueron: 1) el secuestro de peregrinos shiítas libaneses por parte del Ejército Siria Libre, cuando regresaban en convoy a Líbano y atravesaban terreno sirio después de visitar los santuarios en Irán; y 2) la liberación de prisión del dirigente sunnita, acusado de terrorismo, Shadi al-Mawlawi con una fianza de $333.00.

Russia Today describe el secuestro: "El camión lleno de peregrinos shiítas fue detenido por el Ejército Siria Libre (FSA), dicen familiares. "El FSA dice que ellos se los llevaron. Dejaron libres a las mujeres y se quedaron con los hombres. Les dijeron que no los van a soltar hasta que el ejército sirio libere a detenidos del FSA", dijo uno de los familiares. Las familias furiosas bloquearon varias calles en el sur de Beirut, quemando llantas en protesta".

Pero las familias pararon después de que el dirigente del Jizbolá (shiíta) Sayyed Hassan Nasrallah hizo un llamado a que se contuvieran en un discurso televisado. "No es aceptable que alguien bloquee los caminos o lleve a cabo actos de violencia" dijo.

Mientras tanto, después de estar detenido por 9 días, acusado de ser miembro de un grupo terrorista, Al-Mawlawi dijo que en realidad lo habían arrestado por ayudarle a refugiados sirios y que " mediante presiones y tortura lo forzaron a que confesara" informó Naharnet. Inmediatamente después de su liberación, Al-Mawlawi dio discursos en Beirut, en donde dos personas murieron en las últimas 48 horas en enfrentamientos sectarios, y después se fue a Trípoli, que el gobierno sirio ha identificado como un "bastión del terrorismo" en contra de Siria.

Todo esto ocurre teniendo como telón de fondo el asesinato del clérigo sunnita Sheik Ahmed Abdul Waled el domingo en una alcabala militar a cargo de soldados libaneses.

El dirigente del Movimiento Patriota Libre, el parlamentario Michel Aoun, un cristiano aliado con los shiítas del Hizbolá y Amal en el bloque Cambio y Reforma, ha denunciado públicamente que se quiere destruir a Líbano con una nueva guerra civil debido a la intervención extranjera.

En una declaración publicada el martes, Aoun atacó violentamente a los libaneses que piden el arresto de los soldados de la alcabala en donde fueron asesinados Abdul Wahed y otro clérigo, Sheikh Mohammed Merheb. "El incidente en la alcabala fue provocado porque quieren socavar la autoridad del ejército" dijo Aoun, agregando que "el ejército continuará siendo el único poder en el que podemos confiar".

Aoun también comentó sobre la carta del Ministerio de Relaciones Exteriores de Siria al Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, en la que dice que Trípoli y Akkar son los bastiones del terrorismo, reportado por NOW de Líbano.

La carta no contiene mentiras, dice. "Yo no sé sobre Jounieh [que sea un bastión del terrorismo], pero en Trípoli, no es una mentira. Ustedes lo vieron con sus propios ojos" le dijo Aoun a los reporteros.

Aoun dijo que el subsecretario de Estado de EU, Jeff Feltman y el senador por Connecticut Joe Lieberman habían hecho un llamado por el establecimiento de una zona desmilitarizada para el Ejército Siria Libre en el norte de Líbano, durante su visita al país, e hicieron un recorrido por el norte en los primeros días de mayo, lo cual indudablemente es cierto. Ya a principios de abril, la embajadora estadounidense en Beirut, Maura Connelly, fue pillada haciéndole la misma demanda en privado a todos los altos dirigentes de Líbano. Después de que salieron públicamente con sus negativas, Connelly trató de calmar los ánimos diciendo que todo era un "mal entendido". Lyndon LaRouche respondió que la habían entendido demasiado bien.

Un periodista egipcio le recordó hoy a la EIR que el plan original Blair-Obama-saudí para cambiar el gobierno en Siria pedía el establecimiento de zonas desmilitarizadas controladas por los rebeldes en la misma Siria, tomando como modelo el caso Benghazi en Libia. Cuando fue derrotado este plan por el ejército sirio, entonces el norte de Líbano se convirtió en el lugar escogido para la creación de dicha zona.